Exige Samuel Gurrión a la CFE que bajen las tarifas de luz en el Istmo

El diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Samuel Gurrión Matías cuestionó a representantes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) las elevadas tarifas de luz en el Istmo de Tehuantepec.

El legislador dijo que no es posible que a pesar de estarse generando energía eléctrica a través de las eólicas que se han instalado en municipios del Istmo de Tehuantepec, se sigan elevando los costos para los ciudadanos.

“Hace unos días tuvimos una reunión para analizar la Reforma Energética, increpe y exhorte a los funcionarios de la CFE, a que en las reformas que estamos analizando se prevea que la energía tenga que bajar, que el recibo de la luz tenga que bajar y se vea reflejado en el bolsillo de los ciudadanos”.

Enfatizó que no tiene caso de que haya inversiones extranjeras millonarias para instalar parques eólicos en el Istmo y ellos se la lleven, sin beneficiar a los juchitecos e istmeños, ya que los lugareños solo se quedaría mirando los ventiladores.

Acerca de la consulta popular que piden los diputados federales, militantes y la llamada Izquierda Democrática Nacional (IDN) del PRD, sobre las inversiones extranjeras y privadas en Petróleos Mexicanos, el legislador federal remarcó que no es necesario.

“Yo creo que esa consulta popular está fuera de contexto, para eso estamos los diputados que somos los representantes de la sociedad, y los que votaron por mí, confían en mí y que voy a tomar buenas decisiones en el análisis de las reformas, entonces yo creo que hay incongruencia ahí”.

Con respecto a la insistencia de la Sección 22 del Magisterio del SNTE, que no aceptan la Reforma Educativa y bloquean los lugares en donde se realizan los llamados Foros de Consulta que propusieron los diputados locales para armonizar la Ley Estatal Educativa de Oaxaca con la Reforma Educativa, Gurrión Matías lamentó que no modifiquen su actitud, ya que deben de cambiar su forma de lucha, que no afecte a terceros, al pueblo de Oaxaca, que no alejen las inversiones y que no ahuyenten a los turistas.