Priva inseguridad en el Mercado de Abasto: Regidor

Francisco Javier Jiménez Jiménez, regidor de Mercados y Abasto del gobierno municipal, reconoció que la inseguridad priva en el Mercado de Abasto pese a los esfuerzos que se hacen para buscar una solución a esta problemática que afronta la más importante zona comercial de la capital.

El servidor público municipal admitió que toda esta problemática que se genera y que se ha encontrado en la zona del mercado, es propiciada por la falta de seguridad, el número de elementos se reduce y el área de comercio y venta sigue en crecimiento.

De la misma manera reconoció que temas como prostitución, venta de drogas, grupos delincuenciales han sembrado sus reales en este espacio comercial que alberga a más de 2 mil comerciantes.

Jiménez Jiménez adelantó que en calles como Mercaderes, donde se ha dado inicio a procedimientos para normar a los comerciantes, hubo inconformidades por parte de dirigentes pero se tiene que hacer prevalecer la Ley.

No negó que en toda esta zona exista un caos y por ello es que ocurran desde asaltos hasta muertos, como sucedió la tarde del martes cuando dos integrantes del llamado “escuadrón de la Muerte” se enfrascaron en una riña que terminó hasta acabar con sus vidas.

Reconoció que esta situación no sólo es responsabilidad de quienes se encuentren al frente del municipio, sino ha sido algo que se ha dejado crecer por anteriores administraciones.

“Ahí ésta la entrega de permisos por parte de la autoridad anterior, quien incurrió en una omisión al permitir que se incrementara el número de comerciantes; pero se va a ordenar… no nos van a espantar con los primeros gritos de los dirigentes de locatarios”.

Descartó que se trate de prorrogar toda esta problemática que vive el comercio en la ciudad de Oaxaca y por ello es que ya se trabaja en un plan estratégico para ordenar al comercio que hoy se encuentra en las calles y en los alrededores del Mercado de Abasto.

Asimismo adelantó que se tienen más de 3so permisos cancelados y se gestionan más de 70 millones de pesos para construir una plaza comercial y se ponen como un plazo para enfrentar al “monstruo de mil cabezas” a más tardar el fin de año.