Reforma política federal autoritaria

Como en los primeros años del siglo pasado, la nueva ley electoral tiene tendencia centralista y constituye el espacio en donde regresaran las prácticas caciquiles en el país. En lugar de profundizar en los temas de la descentralización, la autonomía, la soberanía y el estímulo a la democracia, la nueva reforma regresa las grandes decisiones al Centro del país y legitima el dominio de élites anquilosadas a través del principio de reelección.