Hallan ‘tesoro’ en la CDMX: INAH encuentra vestigios arqueológicos en subestación del Metro

0
114

Agencias

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer el hallazgo de los restos de una vivienda mexica, ofrendas y una escultura en un predio de la calle Delicias, en el centro de la Ciudad de México.

Tras la modernización de la subestación Buen Tono de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, 15 arqueólogos, asistidos por medio centenar de trabajadores, exploraron dos y media hectáreas del predio, reconociendo esta área como una zona residencial y chinampera de la capital tenochca a partir del México independiente, principalmente tras las leyes de desamortización y la industrialización porfirista.

Durante su investigación en la subestación, los arqueológos localizaron una casa habitación asociada a una zona chinampera de la antigua Tenochtitlan, así como algunos vestigios de su transición en la época virreinal y una serie de contextos industriales.

La Secretaría de Cultura, a través del INAH, en colaboración con el Metro y la Comisión Federal de Electricidad realizaron un convenio “que ha permitido planificar la excavación y recuperar diversos testimonios materiales, los cuales van del periodo Posclásico Tardío (1200- 1521), en pleno dominio mexica, a las postrimerías del siglo XX”, explicó el director de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH, Salvador Pulido Méndez.

Por otra parte, la responsable del salvamento arqueológico, Alicia Bracamontes Cruz, detalló que en la época prehispánica el predio se hallaba en los límites de dos barrios: Yopico y Teocaltitlan, dentro de la parcialidad de Moyotlan, una de los cuatro que integraban Tenochtitlan.

Los restos de la vivienda mexica identificados se distribuyen en 400 metros cuadrados, mientras que la zona de chinampas consiste en canales delimitados para su comunicación con el resto del islote e incluso con un embarcadero.

De los canales quedan como testigos vigas de madera que se extienden en dos direcciones, mientras que dentro del área habitacional se rescataron elementos como un par de vasijas funerarias de los tipos Rojo Texcoco y Canal Café Monocromo que contienen restos óseos de infantes, así como un par de entierros asociados con una ofrenda de incensarios, malacates y herramientas para hilar.

También se ubicó una escultura en piedra del Posclásico Tardío, de 60 cm de alto, que representa a un hombre con maxtlatl o taparrabo, en posición de lanzar algo. “La falta de pulimento en el cuerpo indica que fue inacabada y se especula que la ocultaron intencionalmente en la época del contacto español, a partir de 1521 d.C., para lo cual rompieron tres apisonados de barro”, indicó la experta.

Finalmente, la especialista aseguró que los trabajos de supervisión, continuarán y serán prolongados, ya que en el predio también se ubicaron contextos de talleres de talabartería y de cerámica que datan de la época colonial, aunque el terreno mantuvo funciones de actividad productiva hasta finales de 1960.