La X en la rente: MAGISTRADOS Y JUECES

0
216

Moisés MOLINA

En la función jurisdiccional el trabajo en equipo es esencial.

Los poderes judiciales son entramados de instituciones prácticas y personas que cada vez se vuelven más complejos en número y competencias.

Su dinámica, como la de toda creación humana, es cambiante y en ocasiones pareciera que la dinámica social los rebasa.

El primero de los mandamientos que le aprendimos a Couture en la facultad es el de estudiar porque “el derecho se transforma constantemente” y si no seguimos sus pasos seremos cada día “un poco menos abogados”.

Y a ello no escapamos los juzgadores.

Pero no se trata sólo de mantenernos actualizados, sino además en ponernos de acuerdo.

Las resoluciones, incluidas las sentencias, de jueces y magistrados emanan de las mismas leyes; pero es importante que en lo posible -cuando hay confusión o duda respecto de la aplicación de esas leyes- esas resoluciones emanen de los mismos “criterios”.

A eso me refiero cuando digo que el trabajo en equipo implica también ponernos de acuerdo.

El jueves pasado las magistradas y los magistrados de las salas penales de nuestro Tribunal Superior de Justicia tuvimos nuestro primer encuentro regional del año con juezas y jueces del istmo.

Y así seguiremos con las demás regiones.

El brillante trabajo del Magistrado Gerardo Carmona al frente de la Comisión para la Implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal en Oaxaca ha consolidado una dinámica de comunicación horizontal con nuestros compañeros de la primera instancia.

Y es un trabajo que se reproduce en materia civil, mercantil y familiar.

Magistrados y jueces por igual compartimos de inicio casos concretos de nuestro diario quehacer que presentan duda o ambigüedad a la hora de aplicar la norma, las procesamos al interior de la Comisión, discutimos, analizamos y fijamos una postura que habrá de ser en adelante la postura idónea del Poder Judicial de Oaxaca.

Esto da certeza al justiciable y evita que el criterio personal de cada juzgador se convierta en regla a la hora de decidir.

Y es que para eso estamos las y los juzgadores: para aplicar la ley. Y aplicarla tiene mucho que ver con interpretarla cuando el legislador no da solución al caso concreto.

Impartir justicia tiene que ver con generar confianza. Y el pueblo de Oaxaca puede estar seguro que en el Poder Judicial no dejamos de trabajar un solo día con seriedad y profesionalismo.

En el Pleno estamos convencidos de que la cercanía con juezas y jueces de primera instancia es garantía de un sistema de justicia saludable y productivo.

 

*Magistrado Presidente de la Sala Constitucional y Cuarta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca.