México le gana a Costa Rica, el Tri mantiene liderazgo rumbo a Qatar 2022

Agencias

Con gol de Orbelín Pineda, la selección mexicana derrotó 1-0 a Costa Rica jugando de visitante, algo que no pasaba desde 12 años.

Sin su entrenador Gerardo Martino, y con la ausencia de varios de sus titulares, México se mantiene en el primer puesto de las eliminatorias mundialistas de la CONCACAF rumbo a Qatar 2022.

El “Tata” Martino fue operado en la víspera de un desprendimiento de retina y el argentino se perderá no sólo el partido ante los Ticos, sino la visita a Panamá el próximo miércoles. Su asistente Jorge Theiler dirigirá ambos compromisos.

México requirió de un gol sobre la hora para vencer 2-1 a Jamaica el jueves pasado.

Con ese triunfo los mexicanos se colocaron como líderes del torneo octagonal que reparte tres boletos directos a la próxima Copa del Mundo y uno más al repechaje internacional.

“Los partidos de eliminatoria son complejos y en todos se sufre, más allá del gol sobre el final lo hemos ganado bien”, dijo Martino. “Dimos un buen paso en el inicio de la eliminatoria para recuperar la confianza”.

De ese grupo, sólo Corona podrá ver acción en alguno de los dos partidos que se vienen. El volante recién se reportó con la selección luego de estar negociando un traspaso que finalmente no se concretó.

México no lograba un triunfo en Costa Rica en partidos oficiales desde eliminatoria desde el 5 de septiembre del 2009, cuando ganó por 3-0. Después de eso perdió 2-1 rumbo a Brasil 2014 y empató 1-1 de cara a Rusia 2018.

“Hace algún tiempo, lo de México era más fácil, porque no había crecido suficiente la región como para darle pelea a alguien que siempre ha sido grande. De pronto se podía pensar en que México era un gigante en una confederación de enanos”, comentó el técnico colombiano de Costa Rica, Luis Fernando Suárez.

Costa Rica llegó al encuentro luego de conseguir un empate sin goles en su visita a Panamá en el que apenas realizó dos disparos a puerta y en el que su portero Keylor Navas fue factor con un par de atajadas para evitar la derrota.