Diputados exhiben al recién nombrado titular de los SSO; oculta cifras, le reclaman

Maribel Martínez/RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. En medio de protestas, el recién nombrado titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Juan Carlos Márquez Heine, compareció este martes ante la Comisión de Salud de la 64 legislatura del Congreso del Estado.


Tras dialogar con integrantes del Sindicato Independiente de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) quienes se manifestaron al exterior del Congreso del Estado para exigir la recontratación de personal por el INSABI, el funcionario ingresó a la sala audiovisual del recinto legislativo donde se llevó a cabo la comparecencia.


Ante la presencia de un reducido grupo de personas debido a la pandemia por COVID-19, el funcionario local dio a conocer los resultados de la gestión del ellos ex secretario de los SSO, Donato Casas Escamilla.


El Secretario de Salud explicó que se logró adecuar 26 nosocomios híbridos en el estado, para brindar atención a las personas con COVID-19, con una capacidad de 455 camas reconvertidas; además se habilitó un hospital móvil de 50 camas, con una inversión de 18 millones de pesos; a través de los cuales se ha mantenido la disposición operacional para el cuidado especializado de los pacientes con el nuevo coronavirus.


Señaló que se destinaron 26.6 millones de pesos para el Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, presupuesto que permitió adquirir 50 ventiladores y 20 cámaras térmicas.


Abundó que se designaron 357.6 millones de pesos en equipamiento e insumos para la atención a la pandemia, con lo que se adquirieron: 30 respiradores artificiales, cinco unidades de radiología portátil digital, 150 monitores de signos vitales, 10 carros con equipo completo para reanimación, tres ventiladores de transporte y urgencias, 10 mil pruebas COVID, ocho mil pruebas rápidas COVID, un equipo de Rayos X, dos electrocardiógrafos hospitalarios y 150 flujómetros.


Finalmente reconoció que el apoyo brindado por el Instituto de Salud para el Bienestar, el Patrimonio de la Beneficencia Pública del Estado de Oaxaca (APBP) y las donaciones del Congreso del Estado.


Durante la comparecencia el funcionario fue duramente cuestionado sobre diversas presuntas irregularidades, así como la atención al Covid-19.
Por su parte el diputado, César Morales Niño, del PT, acusó las cifras alarmantes de COVID-19, así mismo cuestionó los recursos económicos que se han utilizado para esta pandemia.


Por otro lado, exigió al funcionario revelar datos reales de la pandemia y de la ocupación hospitalaria en la entidad, además de aplicar la semaforización correspondiente en la entidad.


Por su parte la diputada Victoria Vilar del PVEM expuso el rezago que se vive en materia de salud en Oaxaca, así como la falta de equipo y medicamentos para atender a la sociedad.


Por último, los diputados coincidieron en la falta de estrategias de los Servicios de Salud para atender la pandemia, que ha cobrado la vida de muchas personas.