Riñen por los alebrijes; herederos y Oaxaca los disputan

MSN

Leonardo Linares Vargas, heredero de la tradición popular de la cartonería en la Ciudad de México, legado de su abuelo don Pedro Linares, cartonero del mercado de La Merced, reconocido nacional e internacionalmente por la invención de los alebrijes, se propone dar la batalla al gobierno de Oaxaca y defender el nombre de pila de las figuras fantásticas.

En entrevista, el maestro del arte popular consideró una “traición” por parte de sus similares oaxaqueños, tutelados por la Secretaría de Economía, al solicitar la certificación ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) para que “los alebrijes, tonas, nahuales, tallas de madera y animales fantásticos sean reconocidos como piezas artesanales elaboradas en la región de los Valles Centrales, Oaxaca, que los salvaguarde de posible imitación o plagio por terceros”.

“En la familia nos sentimos sorprendidos y defraudados porque hace tres años, en el Centro Cultural San Pablo, en el centro histórico de Oaxaca, tuvimos un encuentro cordial con los artesanos de la talla de madera, donde después de un ciclo de conferencias y exposición colectiva se llegó a un acuerdo de buena fe: la denominación de alebrije sería utilizada por nosotros (los Linares), mientras que tonas y nahuales, por los talladores de madera de copal, en Oaxaca”, refirió.

Luego de conocer la intención del gobierno de Oaxaca de pedir la categoría de Indicación Geográfica (para las piezas artesanales), que consta en el Diario Oficial de la Federación, el también artesano acudió al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) para solicitar una explicación sobre la solicitud.