En Oaxaca, reclusos pintan murales en Penitenciaría Central

Milenio

Un grupo de reos del penal de Santa Maria Ixcotel pintaron murales en la parte interior de ese centro de reclusión, mismo que fueron apoyados por el taller de Artes Gráficas Siqueiros. Son 15 reclusos, sentenciados y procesados, que fueron capacitados en diversas artes de pintura y elaboraron como obra inédita un mural de 85 metros cuadrados llamado “Vida y la Muerte y el el aliento del colibri” en un homenaje a aquellos que ha vivido y muerto por diferentes causas dentro del penal. El mural fue pintado con acrílico, y se utilizaron brochas, rodillos y aerosoles.

También hay otras obras que hoy exhibieron los reos como parte de su trabajo de reintegración con la sociedad. José Luis Coven, responsable de dirigir los trabajos, dijo que el mural busca representar el tránsito entre la vida y la muerte, “como nacer, renacer en nuestra vida varias veces, perdonarlos, como gozar, como dejar atrás algo malo de nosotros y cómo revivir, basada en mitologias del Fenix ademas que colocamos varios símbolos prehispánicos que nutren el mural como los nahuales y los chacales”.

Detalló que el taller de artes gráficas “Siqueiros” cumplirá este mes de tres años de fundación y su nivel está certificado y validado como de los mejores en México. En el lugar se enseña a los interiores las diversas técnicas del arte pictórico de las artes plásticas, como litografía, litografía, linotipo y pintura. Adelantó que el proyecto plástico busca replicarse en otras penitenciarías del estado, donde se pudiese invitar más artistas para diversificar el arte y presentar más artistas nuevas, que va surgiendo. Coven, agradeció el apoyo del Secretario de Seguridad Pública Ernesto Salcedo, que busca promover un método de readaptación social, permitiendo que los reos expongan y plasmen sus dotes artísticos con apoyo de profesionales. “Tenemos una etiqueta de lo que es un penal, afuera en las calles, que no es muy positiva y al tener estas actividades de arte, desarrollar la disciplina del arte y diferentes técnicas con los diferentes artistas, es muy interesante, por que la etiqueta va cambiando hacia afuera, hay una situación muy ambiental por que la relación entre los presos y los maestros plásticos es agradable y esa experiencia se refleja en los trabajos realizados”.

Detalló que el taller de plástica que hay en el penal también se trabajó una lotería única en su tipo realizada a mano, que versa en una carpeta gráfica de recolección de los diferentes artistas que están en el interior del reclusorio, que pintan cada personaje, de acuerdo a su vivencia en el penal y su transición al llegar y salir de la cárcel.