Disminuye presencia de lepra en México: especialista

La Jornada

En México la lepra disminuyó su frecuencia, pues en 2018 se tuvo un registro de 388 pacientes. De ellos, 102 fueron nuevos casos, el resto se encuentra en tratamiento médico. Estas cifras ubican al país entre las naciones que han alcanzado el objetivo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un caso por cada 10 mil habitantes, por lo que ya no es un problema de salud pública.

En el marco del Día Mundial contra la Lepra 2020, Claudia Sáenz, dermatooncóloga del Servicio de Dermatología del Hospital General “Manuel Gea González”, indicó que si bien este padecimiento no es frecuente entre la población, no se debe bajar la guardia en su diagnóstico.

Agregó que pese a tener tan baja su prevalencia se piensa que ya no existe; sin embargo, en México se tienen zonas endémicas, por ello se deben tener presentes los síntomas de la enfermedad. Algunos de los estados donde aún se registran casos de lepra son: Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Guerrero, Nuevo León y Coahuila.

La especialista informó que la lepra es una enfermedad infectocontagiosa ocasionada por el bacilo Mycobacterium leprae, puede afectar a cualquier persona, pero es más común en los varones jóvenes. Es crónica y el período de incubación puede variar de 1 hasta 20 años.

La enfermedad se clasifica en dos tipos polares: lepra lepromatosa y lepra tuberculoide, así como dos grupos de casos (indeterminados y dimorfos). En general, tiende a afectar ojos, piel y nervios periféricos.

Sáenz Corral destacó que la lepra es curable y lo importante es detectar a tiempo, antes de que presente secuelas y complicaciones. El tratamiento dura entre seis y 12 meses, según el tipo de lepra. Y se basa en el uso de poliquimioterapia con Dapsona, Rifampicina y Clofazimina, fármacos que se brindan de manera gratuita.

“Una vez que concluye el tratamiento se considera a la persona curada, sin embargo, se mantiene una vigilancia a los demás miembros de la familia, a fin de identificar cualquier síntoma de alerta que indique un contagio de la enfermedad”. (LPS)