México, atrasado 20 años en estándares de seguridad de autos nuevos

Forbes

México está atrasado unos 20 años, desde el punto de vista normativo, en materia de control de seguridad vehicular, si se toman en cuenta parámetros internacionales como los implementados en Naciones Unidas, sentenció Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP.

De mejorar los estándares de seguridad en vehículos nuevos a los previsto en los reglamentos de la Organización de las Naciones Unidad (ONU), el país podría prevenir el 28% de las muertes provocadas por siniestros viales.

Es decir, de los 20,351 fallecimientos registrados por cuestiones viales en el país, se estima que se podrían salvar 5,627 vidas si se introdujera tecnología de seguridad vehicular, de acuerdo con el proyecto Bien Público Regional (BPR) del Banco Interamericano de Desarrollo.

En el análisis realizado a seis países, entre los que se encuentra México, se encontró que ninguno de ellos es firmante del acuerdo de 1958 de la ONU, mientras algunos han modificado y adaptado dicha normal internacional a la local, según el reporte.

Las tecnologías de seguridad evaluadas en el estudio fueron el sistema de frenos antibloqueo (ABS, por sus siglas en inglés), el control eléctrico de estabilidad, las bolsas de aire frontales y laterales, así como los cinturones de seguridad, las barras de impacto en las puertas laterales, apoyacabezas y el diseño frontal del vehículo.

Uno de los objetivos es que se incluya en la oferta de venta del vehículo una calcomanía que muestre la calificación del automóvil en estudios de seguridad para que el usuario realice una compra más informada, refirió Amado Crotte, especialista en transporte del BID.

“Lo que buscamos es que así como los automóviles tiene una calcomanía que indica cuál es su rendimiento de combustible en ciudad y carretera, así también deberían de decir cuántas estrellas tienen en las pruebas de seguridad para que tomen decisiones más informadas de los vehículos que compran”, delineó en conferencia de prensa.


En caso de incorporar reglamentos que establezcan tecnologías que disminuyan la mortandad en los accidentes de tránsito, habría un crecimiento entre el 0.4 y el 1.2% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, tomando en cuenta que es uno de los mayores países productores de la industria, detalló el estudio.

La incorporación de estos sistemas aumentaría la tasa de empleo un 1.05%, al igual que elevarían un 0.40% el PIB de manera anual en la región, refirió.

Al reducir los daños por siniestros de este tipo se genera un ahorro en los gastos de salud de los hogares, los cuales se podrían destinar al consumo bienes que no son de salud, inversiones o mejoras en la educación de las personas, de acuerdo al texto del BID.

Con estas medidas también aumentaría el bienestar de la población y su acceso a bienes públicos que ofrecen sus económicas, además que se elevaría la esperanza de vida de la ciudadanía, aseguró el documento.