Estancado, el consumo de bienes y servicios en agosto

La Jornada

El consumo de bienes y servicios por familias se mantuvo prácticamente estancado en agosto, tanto en la medición respecto del mes anterior como en la comparación con el año previo, según cifras reportadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que resultaron más débiles a las esperadas por analistas.

Durante agosto el comportamiento del gasto de las familias mexicanas en bienes y servicios de consumo, tanto de origen nacional como importado, tuvo una ligera recuperación de 0.1 por ciento real a tasa anual, informó el Inegi.

Sin embargo, en comparación con julio, cayó 0.1 por ciento, de acuerdo con cifras ajustadas por factores de calendario y estacionales reportadas por el instituto.

Dicho número representa la mayor caída desde marzo pasado, pero también muestra debilidad en el tercer trimestre del año, ya que en julio el resultado no presentó variación, es decir, tuvo estancamiento.

El organismo detalló que, al interior del índice, el gasto que realizaron las familias para adquirir bienes de consumo importados se contrajo 4.1 por ciento frente al periodo inmediato anterior.

En contraste, la adquisición de bienes y contratación de servicios de origen nacional tuvo una recuperación de 0.1 por ciento. Por separado, los servicios cayeron 0.4.

En la comparación anual, es decir, frente a los resultados de agosto de 2018, el gasto en servicios tuvo una caída de 0.5 por ciento, en tanto que la adquisición de bienes nacionales logró recuperarse casi 0.9.

Por el contrario, la compra de bienes de origen extranjero tuvo un retroceso de 0.1 por ciento.

Julio Satantaella, presidente del Inegi, destacó en Twitter que el consumo privado interno comenzó a ralentizarse. Anticipamos un crecimiento anual de 0.1 por ciento y un aumento mensual de 0.1 en cifras desestacionalizadas, concluyó. En tanto, analistas de Citibanamex prevén un crecimiento anual de 0.1.

Las cifras más débiles de lo esperado en agosto son particularmente preocupantes para las perspectivas de consumo, ya que revelan un marcado deterioro del consumo de servicios, comentó Citibanamex.

Incluso, si la recuperación salarial, una inflación más baja y las cifras sólidas de remesas deberían conducir a una ligera recuperación del consumo hacia finales de año, un panorama deteriorado del mercado laboral y un ambiente de alta incertidumbre nos llevan a considerar que tal recuperación será más modesta que lo previsto. 

Abajo, afortunadamente, el pueblo tiene recursos, dice López Obrador

Georgina Saldierna y Fabiola Martínez

El presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó ayer la importancia de que en el país no haya un problema de inflación ni de depreciación del peso, al tiempo que desestimó el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografia (Inegi) sobre el consumo de bienes y servicios por las familias mexicanas en agosto pasado.

En su conferencia de prensa matutina, realizada en Palacio Nacional, dijo tener otros datos sobre el consumo.

Abajo, dijo, el pueblo tiene afortunadamente recursos. Desde luego que hay pobreza, muchas necesidades, pero ahora hay más dinero circulando abajo que antes, subrayó el jefe del Ejecutivo.

Para probar sus dichos señaló que se están dispersando fondos en beneficio de los pobres, como no se hacía antes. Este año se van a destinar 300 mil millones de pesos a programas sociales, de los cuales 125 mil millones son para el de adultos mayores, 20 mil millones para los sembradores del sureste y 65 mil millones para las becas de jóvenes aprendices.

El mandatario destacó que todo ello se complementa con la llegada del dinero que envían los migrantes, como nunca en la historia. Tengo información de abajo. En las rancherías, en los pueblos, se sacrificaba una res cada semana. Ahora son dos, porque hay un poco más de recursos, enfatizó.

López Obrador apuntó que el empresario Carlos Slim le comentó el jueves pasado que se está incrementando el consumo de quienes usan teléfono.

Sobre la inflación, expuso que por cinco meses se ha mantenido a la baja y en los márgenes establecidos por el Banco de México, lo cual podría significar la reducción de las tasas de interés. Pero eso, añadió, es una decisión soberana de esa institución.

El político tabasqueño estimó muy importante destacar todos los datos y no sólo uno.

Imagínense la importancia que tiene que no tengamos un problema de inflación, que el peso no se deprecie; la importancia que tiene que se estén creando empleos, que esté aumentando el salario.

Por otra parte, el Presidente confirmó que enviará al Congreso de la Unión una iniciativa para elevar a rango constitucional derechos como el de la pensión para los adultos mayores, a niños con discapacidad y becas, con el propósito de que el estado de bienestar quede establecido en la Carta Magna.