Con alegría y tradición ¡La Muerte se Vive! en Oaxaca

Redacción/RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. La celebración de los Días de Muertos en Oaxaca es una ceremonia popular que invoca a los espíritus de los ancestros para invitarlos a “convivir” en el mundo terrenal, por lo que se procura agasajarlos en la forma más atenta.

En la actualidad la celebración de Muertos se inicia a mediados del mes de octubre con la adquisición de los productos que habrán de colocarse como ofrenda en un altar.

Los mercados o Plazas se instalan y se visten de olores y colores característicos, como la flor de Cempasúchil y Celosia o menor conocida como Cresta de gallo.

De igual forma, los productos que no pueden faltar, son el mole negro, los dulces oaxaqueños como la calabaza en conserva, las manzanitas de tejocote y el nicuatole, el tradicional chocolate y el pan de muerto.

Altares
Con la llegada de noviembre, los familiares de los difuntos colocan un altar, donde ponen el tradicional mole, mezcal, pan de muerto, chocolate y fruta; así como la fotografía de sus familiares, el copal y la tradicional flor de cempasúchil.

Esto  con el objetivo de invocar a sus fieles difuntos a que puedan disfrutar del olor de todos estos manjares.

De igual forma, una semanas antes, los familiares acuden a limpiar las lapidas de los difuntos. En muchos municipios del estado, los pobladores acuden a los panteones, donde hay música de banda y se realiza la misa en honor a los difuntos.
Esta visita, es una muestra más de la riqueza y diversidad de la tradición,es costumbre colocar una ofrenda sobre el sepulcro y pasar allí la noche en vela con la familia reunida.
En la capital se realizan las tradicionales comparsas en las colonias y barrios de la entidad. Una de las más emblemáticas son las de la agencia de 5 señores se realiza un concurso.
La celebración del Día de Muertos varía de región a región, de pueblo a pueblo, pero todos tienen un principio común: la familia se reúne para dar la bienvenida a las ánimas, colocar los altares y las ofrendas.