Los incendios del Amazonas podrían ser la ‘muerte’ del mundo

Forbes

Ciudad de México. Los incendios que han arrasado con partes del Amazonas en los últimos podrían ser el escenario de “muerte” del fin del mundo en el que la selva comienza a arrojar carbono a la atmósfera y acelera aún más el cambio climático.

En lo que va del año se han registrado más de 70,000 incendios en el Amazonas, lugar que produce más del 20% del oxígeno en el mundo, amenazando a los millones de animales que viven dentro de la selva.

La destrucción del Amazonas no sólo implicaría dejar de producir oxígeno, sino que desataría un ciclo inverso que empeoraría el cambio climático.

Un proceso de desaparición en el que el cambio climático acelera la pérdida de árboles y cambia el paisaje podría comenzar sólo con algo como la destrucción del Amazonas, coinciden científicos, de acuerdo con The Intercept.

El ciclo inverso secaría los árboles dejándolos incapaces de absorber el carbono y se volverían mucho más flamables, por lo tanto con una mayor probabilidad de propagar incendios, de acuerdo a investigadores para The Conversation.

Este punto de inflexión podría provocar que el Amazonas se convierta en un paisaje árido, que además de no producir oxígeno, podría causar la liberación de 140,000 millones de toneladas de carbono, advirtió la organización Rainforest Trust en un reporte citado por Business Insider.

El aumento en la temperatura global también amenaza el futuro del Amazonas, pues un estudio reveló que a partir del 2050 las altas temperaturas podrían evitar que los árboles no absorban oxígeno y comiencen a emitir carbono.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro ha apostado por el desarrollo industrial en el Amazonas y ha intentado acusar a organizaciones no gubernamentales por los incendios.

Según el diario inglés The Guardian, en julio la deforestación masiva del Amazonas aumentó de forma significativa a medida que los agricultores y empresas madereras tienen mayor presencia en la región. Con imágenes satelitales, se puede observar que se está deforestando lo que equivale al tamaño de un campo de fútbol por cada minuto en el Amazonas, reportó la BBC.