Propone Hacienda paquete económico ‘prudente’ para 2019

La Jornada.

Ciudad de México. Un paquete económico para 2019 prudente, que está en línea con las expectativas de los analistas de los mercados, pero que también se encuentra sujeto a riesgos relacionados con la volatilidad financiera global y tensiones comerciales, fue el que presentó al Congreso este sábado el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para el primer año del sexenio, según asienta el documento.

En 2019, el crecimiento de la economía se moverá en un rango de 1.5 a 2.5 por ciento, que anticipa un menor dinamismo que el observado en 2018, de acuerdo con los Criterios generales de política económica 2019, documento que contiene los lineamientos del paquete económico del próximo año.

Para efecto de la elaboración del Presupuesto de Egresos de la Federación, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ubicó el crecimiento de la economía el próximo año en 2 por ciento –una media del rango previsto–, que es menor a 2.3 por ciento previsto por la misma dependencia para 2018, de acuerdo con el documento. El viernes, la encuesta entre analistas privados del Banco de México (BdeM) ubicó el crecimiento del próximo año en 1.8 por ciento.

En abril pasado, cuando la Secretaría de Hacienda entregó los llamados Precriterios de política económica, el crecimiento previsto para 2019 se ubicaba entre 2.5 y 3.5 por ciento. 

Cálculos petroleros

Otra de las variables básicas para la elaboración del presupuesto, el precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación fue ubicado el próximo año en 55 dólares por barril (este viernes, cotizó en 51.83 dólares), cuatro dólares más que el considerado en los Precriterios.

La plataforma de producción de crudo fue calculada, para el próximo año, en un millón 847 mil barriles diarios, 2 mil barriles menos de los producidos en 2018. En tanto, la plataforma de exportación de petróleo para el siguiente año fue ubicada en un millón 16 mil barriles diarios, 176 mil barriles menos que en 2018.

Para efectos de calcular el monto en pesos por las exportaciones de petróleo, el documento prevé un tipo de cambio promedio en 2019 de 20 pesos por dólar.

En línea con la información del BdeM –tal como había anticipado en la semana el presidente López Obrador– los Criterios generales de política económica 2019 con-sideran para este año una inflación de 4.7 por ciento y de 3.4 por ciento para 2019.

En donde hay un incremento es en la tasa de interés, una variable que determina el costo al que se financia el gobierno federal, que pasa de 7.7 por ciento en promedio este año a 8.3 por ciento promedio en 2019. 

Disciplina fiscal

El gobierno federal ratificó en los Criterios el compromiso hecho durante la campaña, después de la elección de julio y en las dos semanas que van de la administración de generar en 2019 un superávit primario –el resultado del ingreso menos gasto antes del pago de deuda– por el equivalente a un punto porcentual del producto interno bruto (PIB), que son 245 mil 733.1 millones de pesos.

El superávit primario de 2019 será mayor al generado en 2018, que es calculado en el documento en 0.7 puntos del PIB.

Un mayor superávit primario implica que habrá una disminución de la deuda pública como proporción del PIB, que bajará de 46 a 45.5 por ciento del producto entre 2018 y 2019, de acuerdo con el documento de Hacienda.

Hasta 2017, el crecimiento de la deuda del sector público como proporción del PIB fue uno de los factores que llevaron a las calificadoras internacionales a poner bajo observación y, en algunos casos, cambiar a perspectiva negativa, la nota de la deuda emitida por el Estado mexicano. 

En pro del crecimiento

El compromiso de mantener los fundamentos macroeconómicos sanos es compatible con el principio de austeridad republicana establecido por el Poder Ejecutivo, aseguró la SHCP en el documento.

No obstante, añadió, la solidez de estos fundamentos no ha sido suficiente para un mayor crecimiento de la economía. En la experiencia internacional los casos de reducción de la pobreza y desigualdad muestran una fuerte asociación con el crecimiento económico.

Por ello, apuntó, dentro de las prioridades del gobierno hay iniciativas que pueden tener un efecto positivo en propiciar una mayor tasa de crecimiento: mayor gasto en inversión en infraestructura, incluyendo los proyectos en regiones con mayor pobreza y desigualdad; políticas destinadas a una mayor profundidad financiera que pueden aumentar el ahorro y permitir una mejor asignación de recursos en la economía; reducción de la violencia, y desarrollo de capital humano a través de programas como el de incorporar a jóvenes que no estudian ni trabajan como becarios en empresas.