Un oaxaqueño podría ganar el Nobel de Medicina

El Financiero.

Ciudad de México. ¡Así como lo está leyendo! El microbiólogo Alejandro Cabrera, oriundo de la comunidad El Espinal, en Oaxaca, podría convertirse en Nobel de Medicina por su contribución al encontrar la forma de prevenir los infartos cardiacos y cerebrales, y mejorar la vida de quienes los lleguen a sufrir. Su historia es una historia de superación personal; con decirles que cuando logró su primera beca para irse a Rusia a estudiar llevaba en la bolsa sólo 120 dólares, pero como perdió el vuelo de ida a París, de Aeroméxico, pues las entradas a la ciudad estaban bloqueadas, el cambio le costó 75 dólares, al final se fue sólo con 45.

Entendiendo que no somos expertos en el tema lo trataré de explicar de la forma más sencilla. El primer dogma que logró romper es que el ARN del núcleo de las células no sólo contiene la información genética, sino también puede transmitir patologías y que, palabras más palabras menos, es el responsable de los infartos. Pero esto no es todo, también parece que ya descubrió el tratamiento para evitarlos. En la Facultad de Medicina de la Universidad de Justus-Liebig de Giessen, en Alemania, ya están aplicando su método, el cual consiste en hacer un patrón con el baumanómetro, sí, el saco que nos ponen en el brazo y que inflan para tomarnos la presión. Resulta que si al sentir el famoso dolor del brazo previo al infarto, nos inflan y desinflan el baumanómetro por X número de minutos cuatro veces seguidas, nuestro organismo se alertará y comenzará a destruir las moléculas patológicas que producirían el infarto.

La prueba, patrocinada por la Von Behring-Röntgen-Foundation (Marburg, Alemania), termina a finales del 2019. Hasta hoy han logrado reducir el tamaño del infarto hasta en un 27 por ciento. Ojo, por si no se han dado cuenta, este hallazgo además tiene el gran beneficio de ser gratuito, pues sólo se necesita un baumanómetro y explicarle a los médicos cómo hacer el patrón de repeticiones. Quihúboles, enhorabuena.

ISSEMYM, sin futuro digital

Seguramente ya se enteraron de que el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) está prácticamente en la bancarrota. Y cómo no va a estarlo si despilfarraron dinero en contratos, como los adjudicados directamente a la empresa Knowtion, con la que el organismo, que dirige Alberto Peredo Jiménez, planeaba instalar una plataforma tecnológica que concentrara expedientes clínicos electrónicos. El pero fue que la plataforma en cuestión, denominada Medtzin, no funcionó como se esperaba, pues Knowtion incumplió varios procesos, como capacitaciones, monitoreos y las visitas para ver el funcionamiento e implantación de la tecnología. Los contratos por más de 40 mdp se encuentran bajo investigación de la Fiscalía General de Justicia, encabezada por Alejandro Jaime Gómez Sánchez. Un mal negocio por donde se vea, no sólo para el ISSEMYM, sino para el Edomex de Alfredo del Mazo.

Trueque medicinal para salvar finanzas del PRI-CDMX

Qué les cuento, que Mikel Arriola no sólo llevó al PRI a tener su peor elección en la CDMX en su historia, pues nadie había tenido tan pocos votos, y dejó al partido en quiebra. Vamos, ni Beatriz Paredes tuvo tan pocos sufragios a pesar de que en su momento ni campaña hizo. Hoy en día, Patricio Caso, el que fuera su coordinador de campaña y exdirector de administración del IMSS con Mikel, se encuentra ofreciendo una serie de gestorías, a fabricantes y distribuidores consentidos, poco raras. Resulta que Sandoz y Landstainer Scientific, en octubre de 2017, obtuvo el registro del medicamento contra el VIH SIDA, medicamento que no tuvo aceptación por activistas de derechohabientes del Seguro Social, quienes tienen el virus. Me explico. El medicamento de referencia es Tenofovir Fumarato, mientras el sustituto es Succinato de Tenofovir, y la nota es que aún no cuenta con la aprobación de la FDA, en EU, por no saber cuáles son sus efectos secundarios. Además, súmele que la OMS no lo contempla en su cuadro básico para la atención de los pacientes con VIH. Y el escándalo es que se rumora que está haciendo estas gestorías con el fin de pagar las altas deudas de la campaña del PRI en la CDMX, y que el órgano interno de control del IMSS ya trae la evidencia.