El duelo de Francia contra Bélgica, sin claro favorito

La Jornada.

Ciudad de México. El 9 de julio de 2006 la leyenda francesa Zinedine Zidane asestó un mítico cabezazo al italiano Marco Materazzi en la final del Mundial de Alemania. Francia la perdió en penales ante Italia. Doce años más tarde de aquel testarazo, Francia está cerca por fin de conseguir otro título y de entrar a la élite del futbol. Dos pasos más y alcanzaría el peldaño en el que se ubican Argentina y Uruguay, ambas con dos copas mundiales. Después de conquistar la primera estrella en 1998 y de perder la final de 2006, la gloria está al alcance de la mano, pero enfrente se encuentra el equipo sensación Bélgica, aspirante a buscar lo inédito en su historia.

Dos selecciones pletóricas de talento individual, capaces de desplegar ataques vertiginosos y por momentos vulnerables en la zaga chocan este martes en San Petersburgo, en un duelo de vecinos europeos que promete goles y donde el premio es el boleto a la final.

Somos de países que colindan, conocemos bien a muchos jugadores, porque están en la Liga Premier, destacó el arquero francés Hugo Lloris el lunes, en conferencia. Enfrentaré a tres compañeros del Tottenham y me llevo bien con ellos. Entre los dos equipos tendremos a tremendos jugadores en la cancha, así que será un partido de alta calidad. Tendremos que aceptar el desafío, levantar nuestro nivel y mantener el tipo de juego que mostramos en octavos y cuartos.

Dinamizada por el juvenil delantero Kylian Mbappé, Francia –conducida por su técnico Didier Deschamps y un grupo de jugadores atrevidos– se muestra consciente de que un título les permitiría alcanzar a Argentina y Uruguay, con dos trofeos en sus arcas.

Mientras los estelares Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar terminaron su aventura rusa con la sensación de deuda, otros nombres pelean por el pedestal; uno de ellos es Mbappé, cuya potencia es el arma letal de Deschamps.

Por eso este lunes resultó extraño que el joven delantero no entrenara a la par de sus compañeros en la víspera de las semifinales, aunque Deschamps aseguró que podrá jugar con normalidad el martes.

Dimos descanso a unos tres o cuatro jugadores, pero por precaución, aseguró Deschamps en rueda de prensa. Ninguno de los 23 está afuera del encuentro, señaló.

A pesar de estar tan cerca de la oportunidad de un nuevo título, el entrenador prefiere no perder de vista la semifinal de este martes.

Sólo trato de concentrarme en ganar la semifinal, dijo Deschamps cuando se le preguntó sobre la oportunidad de unirse al alemán Franz Beckenbauer y al brasileño Mario Zagallo como los únicos que se han coronado en el Mundial como jugadores y técnicos.