Centinela: De mujeres, muxes y IEEPCO…

Rafael García Zavaleta.

Siempre he afirmado que las primeras enemigas de las mujeres, son las propias mujeres. Y es que en el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca, que ayer fue nota nacional en los noticieros de la noche, hay varias consejeras que sin duda, se llevaron “su moche” para votar a favor del acuerdo IEEPCO-CG-32/2018, en el que se aprobó hacer pasar por mujeres a muxes (‘mushes’).

Sí que resulta indignante enterarnos de este tema que resulta delicado, agresivo contra las mujeres, pero que además fue propuesto y aceptado por quienes tienen la responsabilidad de no solo ser árbitros, sino de organizar y ejecutar lo pertinente para llevar a cabo elecciones. El tema no debe ser tomado como un simple asunto de cuotas tanto por el árbitro electoral (IEEPCO) y algunos partidos políticos, sino que se trata de un tema de importancia e interés social.

Resulta que nos han informado que uno de los flamantísimos asesores del presidente de dicho órgano electoral, el ingeniero químico industrial y de la Dirección de Partidos Políticos, le dieron la brillante idea a los partidos que no alcanzaban la paridad de género, de hacer pasar por mujeres a los transgéneros o muxes que no dejan de ser candidatos varones, (bueno, entre ellos también se clasifican en clases, los pobres son jotos y los que tienen su dinerito, son gay), Los representantes de partidos políticos, sin ningún problema aceptaron la propuesta para subsanar y saltar la adversidad de cumplir con la paridad de género en sus propuestas de candidatas, satisfaciendo con ello el complejo machista de consejeros y representantes de los partidos políticos.

Pero nunca se imaginaron que se les caería el teatrito, acordado tanto por los consejeros electorales, como por los representantes y dirigentes de los partidos políticos que no cumplieron con la paridad de género, pues organizaciones no gubernamentales manifestaron su inconformidad de los 19 transgéneros, de los cuales solo a dos los reconocen como tales, que tanto presumió el Secretario Ejecutivo del órgano electoral que se registraron y fueron aprobados mediante acuerdo IEEPCO-CG-32/2018, de fecha 20 de abril de 2018, por todos los consejeros electorales y el mismo presidente. Debido a que el acuerdo fue aprobado por unanimidad de todos los integrantes del consejo, queda probado que el IEEPCO aceptó su registro, porque fueron los consejeros y sus flamantísimos asesores los que les propusieron a los partidos políticos como salida para subsanar la falta de cumplimiento de paridad y como ya lo dije, para satisfacer la misoginia de todos estos personajes.

Qué insultante resulta que este órgano electoral se preste, proponga y valide tales aberraciones. Reprochable además, porque manejan un doble discurso por parte de las consejeras que lo integran; tanto observatorio, tantos talleres, tanta faramalla para la protección de los derechos políticos electorales de las mujeres que han organizado en el Instituto, todo ese dinero tirado a la basura o resultan unas brutas las consejeras que no entendieron sus cursos, y resulta que ellas mismas votaron a favor de los partidos políticos para que no pusieran mujeres como candidatas, prestándose a que impusieran hombres “transformers”, hombres con la figura simulada de mujer, pero en realidad, transgéneros o muxes.

Ahora falta saber si también los aspirantes, ahora candidatos, estuvieron de acuerdo en la manera como los propusieron porque tengo información de que muchos de ellos ni sabían que fueron propuestos. Lo que sí es cierto, es que estos bandidos consejeros y consejeras, juegan, pisotean y se burlan de los principios rectores de los órganos electorales.

Desde luego, la salida más fácil para el órgano electoral ahora será, revocarles el registro y pasarle el problema al Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca, para que enmiende lo que le correspondía hacer desde un principio al árbitro electoral del estado.

Ojalá el tribunal no solo enmiende la plana sino que también les imponga alguna sanción a todos y cada uno de los integrantes del Consejo, por su falta de ética y profesionalismo y dé vista al INE para que el máximo órgano arbitral electoral de la nación les sancione con la revocación y se vallan al rancho de “ya sabes quien”, e instalen un nuevo IEEPCO con consejeros serios y no misóginos y consejeras no perversas y corruptas, sino responsables.