México requiere más recursos para enfrentar virus nuevos o más fuertes

La nación cuenta con un esquema nacional de vacunación de amplia cobertura para casos de sarampión, rubiola y papiloma

La Jornada.

Ciudad de México. Aunque con los esquemas nacionales de vacunación se tienen controladas muchas de las enfermedades generadas por virus, México todavía enfrenta grandes retos por la aparición de males emergentes o los llamados re-emergentes, el surgimiento de variantes genéticas con resistencia a fármacos o con presentaciones clínicas desconocidas, y aumento en los costos de tratamiento y control.

De acuerdo con un análisis realizado en materia de investigación en virología, se señala que existen enfermedades virales, como dengue, gastroenteritis, influenza, VIH o cáncer de cuello uterino que reciben gran atención por parte de los investigadores del país, aunque hay otros, como los males virales respiratorios diferentes a la influenza, o las hepatitis virales que, a pesar de su importancia e impacto en la sociedad, permanecen desatendidasdesde el punto de vista de la investigación.

Reconoce que México tiene un esquema nacional de vacunación de amplia cobertura que incluye atención de males virales, como sarampión, rubiola y papiloma. Sin embargo, aún está lidiando con millones de casos de infecciones respiratorias diferentes a la influenza o de gastroenteritis, además de repetidas epidemias de dengue, Chikungunya y Zika. en varias regiones del país.

El análisis, coordinado por Rosa María del Ángel, investigadora del Departamento de Genética y Biología Molecular del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, cita otros estudios que reportan que entre 1995 y 2015 se registraron más de 600 mil casos acumulados de dengue en México, de los cuales 11 por ciento se consideraron severos.

Titulado La importancia de los virus en la salud pública, el análisis en el que participaron nueve reconocidos expertos en el ámbito de la virología, se citan estudios que muestran que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) invierte el equivalente a 90 dólares en el tratamiento de cada caso ambulatorio de dengue y más de mil 600 en cada persona hospitalizada.

A estos costos habría que sumar el dinero invertido en las campañas de control de vectores, organismos vivos que pueden transmitir enfermedades infecciosas entre personas, o de animales a personas, dice el análisis que forma parte del volumen La virología en México. Situación actual, retos y oportunidades, editado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Academia Mexicana de Ciencia y la Red Mexicana de Virología.

El texto repasa de manera detallada el quehacer de la virología en México relacionada con agentes virales causantes de enfermedades en humanos que, dada su prevalencia en la población o la morbilidad y mortalidad asociadas a ellas, se consideran de gran importancia para la salud pública.

Así, repasan una veintena de males generados por arbovirus –transmitidos mediante la picadura de mosquitos o garrapatas–, virus gastrointestinales, respiratorios, del papiloma humano y hepatotrópicos –infecciones virales en el hígado– y de la inmunodeficiencia humana, entre otros.

Y aunque son varias las razones para que en materia de investigación se tenga desatendido el estudio de estos males, esa situación refleja la necesidad de robustecer y de aumentar la capacidad instalada para hacer más investigación en virología en el país.

Otra de las razones principales –se añade– es la falta de capital humano suficiente. También queda claro que la mayoría de las colaboraciones de los investigadores de México son con pares estadunidenses, aunque el número de colaboraciones con países de Europa y Sudamérica y entre pares mexicanos empieza a ser considerable, se indica en el análisis.