Serrat regresa a ‘Mediterráneo’ y sueña con Bellas Artes

Excélsior.

Ciudad de México. Regresando al Mediterráneo que nunca abandonó, Joan Manuel Serrat presentó hoy su nuevo espectáculo Mediterráneo Da Capo, con el que llegará con mucha alegría e ilusión renovada a México a principios de 2019, recordando el disco Mediterráneo con los arreglos de 1971, cuando se publicó.

La gira Mediterráneo Da Capo iniciará en abril en Andalucía y llegará a América Latina en dos o tres bloques “porque es una región muy extensa y y no quiero estar mucho tiempo fuera de casa, mis nietos viven en Barcelona y Madrid, me gusta que mi mujer me reconozca cuando estoy de regreso”.

En rueda de prensa en el Círculo de Bellas Artes, Serrat, quien ya cumplió 74 años, señaló que se prevé llegar a México a principios de 2019 y aunque no se han definido las diferentes sedes, cantará en Ciudad de México.

“Seguramente cantaré en el Auditorio Nacional, pero mi gran ilusión es estar en Bellas Artes, lo hice en mi primer viaje a México y me gustaría que así fuera; hagámos un ruego a las autoridades correspondientes para que me tengan en cuenta”, dijo.

Al explicar su nueva gira de conciertos, en solitario, expuso que el eje de cada espectáculo es el disco Mediterráneo, “que fue grabado en 1971 y que con motivo de cumplirse su 47 aniversario, que es una fecha muy redonda, salgo con él a las carreteras, a los mares”.

“Voy a volver a andar por los escenarios en solitario con una ilusión renovada, con un equipo de gente magnífico y todo un proyecto de escenario y de música que me tiene ilusionado”, sostuvo.

Recalcó: “tengo 74 años, y cada vez el plazo se va acortando, y lo que hace 50 años parecía infinito, en este momento la vida se ha encargado de recordarme que es absolutamente finito y muy delicado”.

Mediterráneo es un disco de 10 canciones, las cuales se incluirán en esta nueva gira, aunque, adelantó, “alrededor de ellas aparecerán otras, canciones probablemente no todas conocidas, algunas sorprendentes, aunque no voy a hablar de ello porque dejaría de ser sorpresas”.

No obstante, añadió que “forma parte de un espectáculo mutante, que va mutando, va creciendo y a medida que vaya avanzando irá cambiando”.

Para Serrat, Mediterráneo es gloria y miseria, y aseguró que no se puede contar solo la gloria o solo la miseria.

Manifestó su satisfacción de que la música sea una riqueza, un sentimiento que pasa de generación a generación y que no es algo que se queda en un momento de la historia y luego desaparezca, “ya que uno se siente feliz de que su música siga”.

Sobre si se siente fuerte para hacer esa gira, respondió: “si no creyera que la puedo hacer no la haría, me gusta mucho cantar, me divierto, me gusta viajar, pero si no me sintiera en condiciones de hacerlo no lo haría”.

En la rueda de prensa también se le preguntó sobre el conflicto de Cataluña, al que calificó como “la feria de los disparates”.

Se le preguntó que si ya no tiene resaca del conflicto catalán y señaló que “no hay resaca porque sigue la fiesta, cada día encontramos en la prensa una sorprendente noticia, pasamos de tener ningún presidente a la opción de tener dos, luego a ver quién debe ser, y ahora deben seguir mareando la perdiz”.

“Creo que se van a marear ellos al final, los que tienen que hacer estas discusiones, porque no acaban de reconocer dónde está la salida”.

Sostuvo que “el problema independentista existe, ha existido y existirá”, pero lo que no es posible es que en estos momentos, con la cuota de clientela que tiene ese movimiento, no está dispuesto Carles Puigdemont a renunciar a lo que él cree “y ese es el callejón del salida”.