DETRÁS DE LA NOTICIA: IEEPCO, también es gran perdedor en las elecciones

Alfredo Martínez de Aguilar

 Se da por sabido que la confianza es la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo. Y que la confianza se tarda mucho tiempo en ganar y se pierde en un segundo.

Este desenlace es el que enfrenta el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO). Reiteradamente advertimos que perdió confianza y credibilidad como árbitro electoral.

Representantes de los partidos en el propio Consejo General y varios candidatos cuestionan severamente la actuación de los consejeros electorales en general, pero particularmente de su presidente y exigen su renuncia.

A tiempo, no a toro pasado, escribimos que la Ley de Pudder afirma con toda razón que “Todo lo que empieza mal, acaba peor”. Y nuestro pueblo con gran sabiduría dice que “en el principio está el fin”. A diario lo comprobamos.

Así ocurre con el pésimo desempeño de los consejeros del pomposamente llamado Organismo Público Local Electoral (OPLE). Más todavía de su presidente Gustavo Meixueiro Nájera.

Entendible que su labor deje mucho qué desear. El Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) nació viciado de origen. Por tanto, muerto.

El presidente Gustavo Meixueiro pertenece al establo de uno de los grupos políticos que se disputan el poder en Oaxaca. Los demás consejeros fueron impuestos por los partidos.

La puntilla se la dio el gobernador Gabino Cué. Ordenó éste al árbitro electoral manipular la consulta ciudadana, para justificar la construcción del Centro de Convenciones en El Fortín.

Cumplir la consigna del Jefe del Poder Ejecutivo Estatal exhibió la dependencia del IEEPCO a éste último. Con ello el árbitro electoral perdió plena confianza y credibilidad de la ciudadanía.

Pero por si estos antecedentes ya de suyo grave no bastaran vaya predicamento en el que metió la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al IEEPCO.

El TEPJF, máximo tribunal electoral, revocó el Acuerdo del IEEPCO-OPLE por medio del cual se aprobó, de manera supletoria, las candidaturas a diputados de mayoría relativa en Oaxaca.

En la sesión pública del pasado 6 de mayo de 2016 de la Sala Regional Xalapa del TEPJF, el magistrado Enrique Figueroa Ávila afirmó que dicha modificación resulta totalmente ilegal.

Y dónde quedan los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, pluriculturalidad, máxima publicidad y objetividad, bajo los que se rige el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca.

Así las cosas, no resultó nada extraño que el pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación acordara por unanimidad la remoción de los cuatros consejeros electorales que quedaban en el Organismo Público Local Electoral (OPLE) del estado de Chiapas.

Las razones del dictamen que ordenó el cese de los consejeros al Instituto Nacional Electoral fueron conductas graves y negligentes, por no cuidar la paridad de género en el registro de candidaturas y permitir un fraude con el listado nominal de chiapanecos residentes en el extranjero.

Hoy, la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, no sólo sirve como antecedente, como atinadamente lo afirmara el magistrado Manuel González Oropeza, sino que sienta un precedente altamente positivo para consolidar la democracia, a través de alcanzar su normalidad en México.

En tales condiciones, el TEPJF está obligado a sancionar con el cese a los consejeros del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca-Organismo Público Local Electoral (OPLE), por no respetar y hacer respetar la paridad de género en el registro de candidaturas de los partidos.

En su momento escribimos que contra toda lógica jurídica los consejeros del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) han violado abiertamente la Ley. Sin exagerar han provocado, una crisis constitucional por su ‘cochinero’.

Y es que no han violado cualquier Ley de tipo secundario, no, sino una de rango constitucional. La paridad de género en la integración de las fórmulas de candidatos y candidatas a las diputaciones locales por mayoría relativa.

Contra toda lógica jurídica los consejeros del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) han violado abiertamente la Ley. Sin exagerar han provocado, una crisis constitucional por su ‘cochinero’.

Y es que no han violado cualquier Ley de tipo secundario, no, sino una de rango constitucional. La paridad de género en la integración de las fórmulas de candidatos y candidatas a las diputaciones locales por mayoría relativa.

Por las sutiles trampas introducidas como candados al formular las leyes esta grave violación constitucional a los derechos humanos y discriminación de las mujeres, no se persigue de oficio.

Se requiere denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), quien informará a la Procuraduría General de la República (PGR) y al INE, así como a las autoridades que corresponda.

No es asunto menor. Atenta contra los derechos humanos de las mujeres. Dinamita, por tanto, la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos. Y los Tratados internacionales firmados por el Estado Mexicano.

La Constitución reconoce también el principio de igualdad para el ejercicio de los derechos

político-electorales contenidos en su artículo 35. Además, establece como principios rectores

del ejercicio de la función electoral la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad.

Por tratarse de derechos humanos, desde luego, a estos principios se suman el pro persona, el de no discriminación, universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. Además, cuando se trata de casos de violencia contra las mujeres, las autoridades deben actuar con absoluto apego al estándar de la debida diligencia establecido por los instrumentos internacionales y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

Hoy, a la distancia vemos las consecuencias de la pérdida de confianza y credibilidad en los consejeros del IEEPCO. Inexplicablemente, hasta ahora ningún partido, ni candidato ha iniciado el procedimiento correspondiente para demandar el cese de los consejeros electorales.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujetres.com