Hacienda Blanca, memoria del México olvidado

A tan sólo 20 minutos del centro de la Ciudad de Oaxaca, se encuentra el poblado de Hacienda Blanca, perteneciente al municipio de San Pablo Etla. Entre sus inéditos atractivos se encuentran la antigua estación del ferrocarril, que recuerda el máximo esplendor de la era porfiriana; cuenta tambien con un sitio prehispánico ( 1-1-16: INAH) que data de la época de las aldeas tempranas en Oaxaca, así como un amplio y refrescante paisaje campirano con calzadas y canales hidraulicos; pero la mayor atracción es el casco bien conservado de una antigua Hacienda, que se llamó originalmente Hacienda de nuestra señora del Rosario.

Como parte de un proyecto turístico, cultural e histórico con el que se busca rescatar la época de las Haciendas en la entidad, el agente municipal de Hacienda Blanca, Daniel Cervantes, invitó al Director del Instituto del Patrimonio Cultural del Estado, Alberto Valencia Arroyo, al escritor e historiador Juan Arturo López Ramos y al titular de la Secretaría de las Culturas y las Artes, Francisco Martínez Neri, a conocer la comunidad, así como sus riquezas históricas, culturales y arquitectónicas.

Durante el recorrido se ofreció una presentación con los antecedentes históricos, demográficos, geográficos y arquitectónicos de la hacienda, demostrando la importancia de rescatar y restaurar esta memoria de una era casi olvidada en México. Se expuso un proyecto de restauración integral del antiguo casco y las diferentes áreas que conforman la hacienda, que en sus mejores días producía maiz, trigo, alfalfa, caña de azucar y otros productos en sus 840 hectáreas de extensión.

Los invitados asistentes mostraron una enorme simpatía y admiración por la historia y la arquitectura del lugar; manifestaron estar conscientes de la importancia de restaurar y recuperar la belleza histórica y arquitectónica de Oaxaca, concluyendo en la importancia de delinear los pasos necesarios para desarrollar un proyecto ejecutivo que atienda las prioridades de su rescate y conservación.

Por su parte el escritor Juan Arturo López Ramos destacó sus elevadas posibilidades de éxito por su cercanía con la ciudad de Oaxaca, que la hace accesible como un centro turístico, gastronómico y cultural; indicó que la belleza monumental de las arcadas y del conjunto, -ya con sus instalaciones restauradas-, pueden servir para actividades culturales y educativas, con un Museo de sitio para recrear la parte histórica de la hacienda y un centro de capacitación, pero tambien es muy importante considerar que el sitio puede generar sus propios recursos para su rescate, restauración y mantenimiento, si sus actividades culturales se combinan adecuadamente con actividades productivas, por lo que debe plantearse su utilizacion tambien como como un centro gastronómico con restaurantes de especialidades, como salón de eventos y como área de exhibicion y venta de artesanias y productos de la región, que en su conjunto convertiran en un sitio sumamente atractivo.

Al finalizar el recorrido las autoridades de Hacienda Blanca hicieron una invitación tanto a los presentes como a la población en general, de contribuir al desarrollo de los pueblos oaxaqueños por medio del rescate de su cultura, arquitectura e identidad histórica, promoviendo la inclusión social y económica de los mismos.