Salomón Jara en El Rastrojo Copala.

0
601

En 1967 el General Lázaro Cárdenas visitó la Región Triqui de Oaxaca, su presencia en San Juan Copala marcó el inicio de una serie de acciones impulsadas desde la comisión del Río Balsas para el desarrollo social comunitario Triqui, misma que se encontraba en condiciones extremas de pobreza y exclusión institucional, las acciones realizadas fueron la apertura de caminos, escuelas, servicios de salud, agua. Estas fueron las bases iniciales de la ruptura del aislamiento Triqui, modificándose los contextos de relacion política comunitaria, regional y estatal.

Desde entonces, a casi 55 años, ninguna autoridad relevante había vuelto a pisar el suelo Triqui, la mayoría de los planteamientos, pactos, proyectos, programas y acuerdos para encontrar las
soluciones a la grave problemática de la región se habían venido dando y convenido en palacios, oficinas o espacios ajenos a las comunidades, los motivos han sido muchos y multifactoriales por lo que sería eterno mencionarlos.

Solo destacaré que algunos de ellos han sido la falta de compromiso, carácter y congruencia de los gobernantes que ha tenido Oaxaca, poco les ha preocupado conocer el territorio y las problemáticas desde la raíz para encontrar y construir desde abajo las soluciones que los pueblos demandan.

Aunado a ello, esta ausencia se ha ido consolidando con la decisión de las comunidades de rechazar la presencia de autoridades que no gozan de confianza y credibilidad, pues los consideran como parte promotora de las crisis y conflictos que privan en la región.

Pero no todo está perdido, y no estamos condenados a seguir así, con esta ausencia, con estos escenarios de degradación del pacto social que vivimos, con esta desconfianza hacia los Gobernantes y las instituciones, creo firmemente que siempre hay nuevas posibilidades y oportunidades para reconstruirnos socialmente, para solucionar los graves problemas de esta región y todo Oaxaca.

Con la llegada de la primavera Oaxaqueña se abre esta posibilidad de reencontrarnos, pues quien encabezará los esfuerzos del nuevo gobierno tiene la convicción y el compromiso de buscar y construir la paz, justicia y bienestar de nuestros pueblos, tiene el compromiso de estar en el territorio, de ir a los problemas para buscar soluciones de raíz, de ser un gobernante de tiempo completo, de escuchar a todos y todas para construir las soluciones, así lo demostró con su presencia de la que pude ser testigo, en El Rastrojo Cópala, cuna del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT).

55 años después de la visita del General Cardenas decimos no a la ausencia institucional, no a la desconfianza social.

Debemos impulsar una nueva etapa para los pueblos triquis, una nueva etapa para las Organizaciones sociales, una nueva etapa para construir la cultura de paz que Oaxaca necesita.

P.D Gracias a todos los compañeros y compañeras del MULT por esta invitación, mi reconocimiento por la altura de miras y su compromiso irrenunciable en beneficio de la paz, justicia y bienestar de la región y Oaxaca.