Se triplica en México la tasa de crímenes de menores

0
80

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de la ONU destacó que de 2007 a 2020 se incrementaron los homicidios de menores de edad en México, sobre todo en el segmento de 13 a 18 años de edad, que en su mayoría son perpetradas por el crimen organizado, se cometen con armas de fuego y en espacios públicos.

El estudio Homicidios en la niñez y la adolescencia en México: características y tendencias recientes, próximo a publicarse por parte de la Cepal, expone que los homicidios de adolescentes y jóvenes de entre 13 y 18 años se triplicaron de 2007 a 2020, y se dan en un contexto del incremento de la violencia y la impunidad en el país.

La estadística nacional incluye la masacre de enero de 2010, cuando un comando armado asesinó a 17 jóvenes que celebraban una fiesta en Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, víctimas inocentes que en un principio fueron catalogados por el presidente Felipe Calderón como pandilleros y después se retractó y señaló que en su guerra contra el narco había “daños colaterales”, hasta la actual política de abrazos, no balazos, con fusilamientos masivos y masacres como la ocurrida en noviembre de 2019, en donde fueron asesinados en Chihuahua 12 integrantes de la familia LeBarón, y de ellos nueve eran niños.

Héctor Hiram Hernández Bringas, autor del estudio y catedrático del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, expone que el crecimiento de homicidios que vive México después de 2007, además de afectar mayoritariamente a personas adultas jóvenes, presenta otras características relevantes: se recurre principalmente a la utilización de armas de fuego, suceden mayoritariamente en lugares públicos y, en su mayoría, son perpetrados por personas sin vínculo cercano con la víctima.

“En el periodo de ruptura de la tendencia [2007 a 2020], se registraron en el país 17 mil 701 homicidios de menores de 18 años, es decir, 5% del total de homicidios en todo el periodo, que fueron 352 mil 205 asesinatos en el país”, ello, en medio de un crimen organizado que opera en un contexto de alta disposición de armas de fuego y frente a estados débiles.