El precio de los granos lo fija el mercado global y no los agricultores: especialistas

0
124

Milenio

En los últimos meses, los consumidores mexicanos han sido testigos de un aumento significativo en el precio de los granos y sus derivados más populares de la alimentación básica. Aunque sus quejas casi siempre se enfocan en contra de autoridades, productores o empresas, la realidad es que el precio de esos granos como el maíz, trigo y la soya, entre otros, , no lo establecen los agricultores, sino el mercado global.

En el caso específico del maíz (ya sea blanco para consumo humano o amarillo que se utiliza en la industria y como forraje para animales), hace un par de semanas su precio superó los ocho dólares por unidad (bushel), ubicándose en su precio máximo desde 2012. Pero ¿a qué se debe este incremento y quién lo define?

Irasema Andrés Dagnini, economista independiente y asesor de mercado, explicó que el precio del maíz o del trigo, no es algo que determinen los productores locales, los agricultores mexicanos; ni mucho menos una empresa o grupo empresarial, sino que se define a nivel internacional en la Bolsa de Futuros de Chicago, donde dependiendo de varios factores globales como conflictos geopolíticos, afectaciones ocasionadas por plagas o fenómenos meteorológicos, condiciones de oferta y demanda y expectativas sobre las cosechas, los inversionistas establecen cual será el precio del grano.

En el caso del maíz, por ejemplo, pilar fundamental para la fabricación de tortillas, la especialista referió que ?en estos momentos, el aumento en el precio está asociado a la preocupación por el clima frio para los cultivos en Estados Unidos, así como las consecuencias de las sanciones económicas impuestas a Rusia por la guerra de Ucrania, la cual afecta las exportaciones del grano?.

Además, la siembra de maíz ya ha tenido un arranque lento, con un 2% de la cosecha plantada hasta el 10 de abril, menos que el promedio de cinco años del 3%. Ante ello, el Departamento de Agricultura estadounidense publicará un informe semanal sobre el avance sobre el sector agricultor.

«Parece que se sembrará algo de maíz antes de finales de abril, sin embargo, la guerra en Ucrania continúa», comentó Dennis Smith, corredor de materias primas de Archer Financial Services.

Hay que considerar que la producción de cereales estadounidense es importante en este año porque la guerra en Ucrania ha puesto en duda sus plantaciones y ha paralizado las exportaciones agrícolas de la región del Mar Negro, uno de los principales proveedores a nivel global de maíz y trigo. Lo que genera en cadena, carencia de granos esenciales y, en consecuencia, un aumento de precios generalizados.

En este sentido, se estima que cerca de 1.25 millones de toneladas de cereales y semillas oleaginosas se mantiene en buques comerciales bloqueados en los puertos marítimos de Ucrania debido a la invasión rusa. Otro factor que causa afectaciones globales.

Así, muchos de los granos que consumimos diariamente como el café, el maíz, el trigo, la soya, aceite de canola o la avena, estarán supeditados a factores internacionales como la guerra, las plagas o las afectaciones del cambio climático. De ahí la importancia de contar con planes, reservas y, sobre todo, políticas que garanticen mejores cosechas.