Talibanes convierten al Ministerio de la Mujer en ‘el de la Virtud’

Forbes

Trabajadores en Kabul reemplazaron el viernes los carteles de la sede del Ministerio de la Mujer de Afganistán por los de la policía moral de los talibanes, mientras que exfuncionarias del departamento dijeron que habían sido excluidas del edificio.

Un letrero del edificio del Ministerio de la Mujer fue cubierto en estas horas por un cartel escrito en una mezcla de dari y árabe, que decía “Ministerios de Oración y Orientación y Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio”, según fotografías y testigos de Reuters.

Las empleadas del Ministerio de la Mujer dijeron que habían estado tratando de ir a trabajar durante varias semanas solo para que los talibanes les dijeran que regresaran a sus hogares, según videos filmados fuera del edificio y vistos por Reuters.

“Soy el único sostén de mi familia”, dijo una segunda mujer, quien también dijo que trabajaba en el Ministerio. “Cuando no hay ministerio, ¿qué debe hacer una mujer afgana?”

Portavoces de los talibanes no respondieron en la jornada a las solicitudes de comentarios.

Cuando los talibanes, que tomaron el control de Afganistán el mes pasado en medio del caos que siguió a la retirada de las tropas estadounidenses, gobernaron la última vez entre 1996 y 2001, a las niñas no se les permitió asistir a la escuela y a las mujeres se les prohibió el trabajo y la educación.

Durante ese período, su Ministerio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio se hizo conocido como la policía moral del grupo, haciendo cumplir su interpretación de la sharia que incluía un estricto código de vestimenta, ejecuciones públicas y flagelaciones.

Una lista de puestos en el Gabinete anunciada por los talibanes el 7 de septiembre incluía un ministro en funciones para la ‘promoción de la virtud y la prevención del vicio’ y no mencionaba a un ministro de la Mujer, aunque el grupo no confirmó que la cartera hubiera sido disuelta.

Un alto líder talibán dijo a principios de esta semana que a las mujeres no se les permitiría trabajar en ministerios gubernamentales junto a hombres.