¿Turismo médico? Extranjeros acuden a Oaxaca a curarse de espanto

24 Horas

Rocío Morales es curandera tradicional de Oaxaca y hasta ahora, ha ayudado a más extranjeros que locales a curarse de espanto

El susto, como es conocido en diversas culturas, está considerado en Oaxaca como uno de los factores que propician diversas enfermedades, si no se atiende a tiempo. 

Sin embargo, esta práctica, no reconocida por la medicina profesional, es más buscada por personas que vienen de otros países, algunos expresamente a curarse. 

Previa cita, Rocío Morales atiende a personas que buscan vivir esta experiencia ancestral.

Hay grupos de personas que acuden a las limpias o un temazcal, con el que consiguen liberar el estrés y quedan satisfechos. 

Originaria de Santa María Jaltianguis, en la Sierra Juárez, Rocío Morales refirió que en su comunidad, la falta de médicos era suplida por el conocimiento de los curanderos locales, con plantas y prácticas que vienen de tiempos inmemoriales en las montañas de la Sierra. 

Recuerda que de niña veía a su madre curar de espanto, de empacho y algún otro malestar. 

Ella le heredó el conocimiento sobre el uso de las plantas medicinales que se dan en la región y los rituales zapotecas para sanar a las personas.

A sus 61 años, Rocío continúa dando masajes relajantes o desestresantes, pues es lo que piden algunas personas que vienen a Oaxaca buscando las prácticas de este tipo en contra del encierro que viven por la pandemia. 

Aunque siempre pide a sus pacientes usar el cubrebocas, evitar los contagios por Covid y estas enfermedades que han generado una situación, en muchas ocasiones, de intranquilidad.