Narco cultura en México: adornos de decapitados para Halloween provocaron indignación

Infobae

Al norte de México, donde los traficantes imponen su ley y el estado exhibe debilidad, los habitantes han generado polémica por hacer uso de los métodos cruentos del narco.

En redes sociales se viralizaron distintas imágenes donde se observa decoraciones de Halloween alusivas a embolsados. Los hechos provocaron algunas movilizaciones policiacas y el enfado de los vecinos.

De acuerdo con cuentas de denuncias ciudadanas, en el municipio Villa de Cos, en Zacatecas habitantes del lugar alertaron a las autoridades por un presunto cuerpo embolsado; sin embargo, al llegar al lugar los agentes se percataron que eran un adorno hecho de periódicos y plásticos. De inmediato, los policías pidieron a los duelos que lo retiraran.

Zacatecas, situado al centro norte de México, está asediado por la guerra entre dos cárteles Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, de enero a septiembre la entidad registró 544 homicidios dolosos.

Un disfraz de el Chapo Guzmán (Foto: Archivo)
Un disfraz de el Chapo Guzmán (Foto: Archivo)
La celebración pasada el rostro de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín el “Chapo” Guzmán Loera, se convirtió en una de las mascaras más populares en las calles de Sinaloa, en la víspera de la fiesta de Halloween

Ovidio Guzmán protagonizó uno de los episodios más violentos de la historia de México el 17 de octubre del 2019, tras su captura y posterior liberación.

Ese día el Cártel de Sinaloa desató terror durante horas en las calles de Culiacán, bastión de la organización criminal. Tras los hechos, en el estado norteño los narcojuglares mexicanos empezaron a glosar las últimas aventuras de la dinastía Guzmán.

Los peores años de la guerra contra el narco (2012) motivaron la prohibición de los narcocorridos en algunos estados mexicanos. La medida no los detuvo, ni tampoco la particular empatía que despiertan figuras como el “Chapo”, de quien su origen humilde, aspecto robusto y bigotón de mexicano medio y su condición de guardián de los viejos códigos del hampa, han ayudado a construir una inquietante imagen de leyenda.

“Culiacán se convirtió en zona de guerra, torearon a una fiera, el gobierno se equivocó. No sabía con quienes se topa, la ciudad estaba sitiada y sembraban el temor. Con los radios reportaban los güeritos que le soltaran a Ovidio, que era la orden del patrón”, canta otro narcocorrido.

Los narcos son los protagonistas de muchos de los corridos mexicanos que hacen apología de su figura. En Culiacán, Sinaloa, donde recientemente el gobierno perdió una batalla, se encuentra la capilla principal de Jesús Malverde. Ahí, junto a imágenes de La Virgen de Guadalupe, se rinde oración a los narcos y a la figura de Malverde, quien robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

En México, la narco cultura se ha afianzado especialmente en aquellos territorios donde existe violencia, crimen y marginación