Alebrijes: seres fantásticos que trascienden fronteras

Forbes

Los alebrijes no solo son artesanías representativas de Oaxaca; hoy, forman parte de la cultura nacional. Son figuras oníricas talladas a mano, hechas de madera de copal y de origen zapoteco, así como con trazos casi perfectos en colores vibrantes. 

Estas características han posicionado a los alebrijes como piezas muy codiciadas y cotizadas que han transcendido fronteras.

Sin embargo, estas figuras fantásticas no están exentas de los intentos de plagio y robo. Esto motivó a la Secretaría de Economía de Oaxaca a solicitar ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) la Indicación Geográfica de las figuras talladas de madera, tonas y nahuales, mejor

Actualmente, esta solicitud se encuentra en proceso de revisión. “A través de esta iniciativa buscamos dos objetivos: el primero es protección para que no haya plagio, pues la Indicación Geográfica te da ese reconocimiento; y segundo, darle un valor integrado a los alebrijes, es decir, que el mercado internacional no los vea como una simple artesanía, sino precisamente como una Indicación Geográfica”, señala Juan Pablo Guzmán, secretario de Economía de Oaxaca.

En busca de la Indicación Geográfica

Hay antecedentes de personas de otros países que han llegado a las zonas de elaboración de alebrijes –San Martín Tilcajete y San Antonio Arrazola, Oaxaca– a intentar copiar los modelos y reproducirlos en masa para su comercialización a bajo costo. El problema es que, al no existir un

antecedente legal que protegiera las creaciones oaxaqueñas, los artesanos se encontraban sin alternativas para proteger su trabajo.

Por eso, los artesanos junto con la Secretaría de Economía de Oaxaca presentaron la solicitud de Indicación Geográfica ante el IMPI.

“Se trata de un distintivo internacional que protege de copia y plagio; en este caso, a los alebrijes, que son creaciones que han trascendido fronteras”, explica Guzmán. “De este modo, se garantizará la protección de las artesanías oaxaqueñas, cotizadas y reconocidas por su originalidad y belleza. Únicas de Oaxaca”, opina.

Una vez que el IMPI resuelva la solicitud correspondiente para proteger a los alebrijes de Oaxaca, sería la primera Indicación Geográfica en otorgarse en el país.

Esta estrategia es similar a la Denominación de Origen Mezcal obtenida en 1994, “ya que será un impulsor para que en el mercado nacional e internacional se le dé un mayor valor a los alebrijes y así nuestros artesanos o productores se vean beneficiados directamente”, concluye.