Huracán Sally se acerca a la costa estadounidense del Golfo de México

Reuters

El huracán Sally se acerca a la costa estadounidense del Golfo de México, donde amenazaba con provocar inundaciones históricas, ya que el Centro Nacional de Huracanes (CNH) prevé precipitaciones de más de 61 centímetros en algunas áreas.

Sally es la segunda tormenta potente en menos de un mes que amenaza la región. Sus vientos bajaron a 140 kilómetros por hora (kph) y el martes a las 18:00 GMT se encontraba a 95 kilómetros al este de la desembocadura del río Misisipi, según el CNH, avanzando a un ritmo lento de unos 3 kph.

Durante el martes por la noche y la madrugada del miércoles, el huracán podría azotar las costas de Misisipi, Alabama y Florida con grandes crecidas y marejadas de hasta 2.1 metros en algunas partes. Su lento avance recuerda al huracán Harvey en 2017, que provocó fuertes precipitaciones durante varios días en la zona de Houston.

El alcalde de Mobile, Alabama, Sandy Stimpson, advirtió a los residentes de que se espera una “tremenda cantidad de inundaciones” y dijo que la ciudad está formando barricadas en las intersecciones que podrían verse más afectadas.

Misisipi y Luisiana pidieron evacuar las zonas bajas y el presidente Donald Trump emitió una declaración de emergencia por desastre para ambos estados. Alabama cerró las playas estatales y recomendó evacuaciones de residentes en áreas bajas.

Puertos, colegios y negocios cerraron a lo largo de la costa. La Guardia Costera restringió los viajes en la parte baja del río Misisipi en Nueva Orleans hasta el golfo, y cerró los puertos de Pascagoula y Gulfport, Misisipi, y Mobile.

Las compañías energéticas detuvieron sus labores en las refinerías petroleras y sacaron a sus trabajadores de las plataformas de crudo y gas en alta mar.

Lo más probable es que Sally toque tierra en Misisipi, pero su mayor amenaza será toda la lluvia que descargará en una amplia zona de la costa, con precipitaciones previstas de hasta 7.62-10.2 centímetros en áreas tan al interior como Atlanta, dijo Jim Foerster, meteorólogo jefe de DTN, un proveedor de datos de energía, agricultura y clima.