Militarizan los puertos y las aduanas ante la corrupción

La Jornada

Por instrucciones presidenciales, las fuerzas armadas tomarán el control de las aduanas y puertos, con el objetivo de combatir la corrupción, el tráfico de drogas y la inseguridad, problemáticas que surgen de esos puntos pero repercuten en todo México.

Esto explica mucho el porqué de atentados, homicidios, en Colima y en otras partes del país. Entonces, vamos a actuar limpiando, renovando todo el sistema de aduanas y puertos, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La intervención, como calificó la estrategia, significará que los elementos de la Secretaría de Marina vuelvan a los litorales, con el apoyo de la Guardia Nacional.

Ya vamos a poder regresar a las costas, a los litorales, a los marinos que se utilizaban en gobiernos anteriores para ser operativos en tierra, cuando no es esa su función principal.

Ante el gobernador Ignacio Peralta, el Presidente dijo que esta medida anunciada este viernes en la ciudad colimense de Manzanillo surge por el mal manejo, la mala administración de puertos, la corrupción, el contrabando, la introducción de droga al territorio nacional por estos puertos, situación que es la causa de que Colima siga en primer lugar en la tasa de homicidios dolosos, muy por encima del promedio nacional, advirtió.

Es decir, explicó, el hecho de que las autoridades estén involucradas en corrupción, como en el manejo del puerto de Manzanillo, facilita por aquí la introducción de contrabando y drogas, principalmente químicos sumamente destructivos, mortales, para los jóvenes.

Por eso, anunció, hemos tomado la decisión, acabo de darlo a conocer al gabinete de seguridad, de que las aduanas terrestres y marítimas van a estar a cargo de elementos de la Secretaría de la Defensa y de la Secretaría de Marina, y lo mismo en el caso de los puertos del país, para que haya seguridad, se evite la introducción de drogas.

En cuanto al control en el movimiento de productos, el administrador general de Aduanas, Horacio Duarte, precisó que el mando de integrantes de la Marina no es nuevo, por lo que los cambios indicados se harán primero con base en convenios ya existentes, mismos que marcan que los marinos tienen que pasar a la parte civil.

Sin dar nombres, Duarte –quien llegó al cargo en mayo pasado– informó que se investiga a seis funcionarios de aduanas; hay varios despidos y renuncias, en este proceso de combate a la corrupción que tiene como fin salvaguardar zonas de seguridad nacional pero también evitar afectaciones al erario.

Las investigaciones se realizan en coordinación con la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, cuyo titular, Santiago Nieto, acompañó al Presidente en esta gira por Colima. 

Experiencias positivas

El almirante secretario José Rafael Ojeda señaló que hay datos concretos y experiencias positivas cuando un integrante de la Marina ha estado a cargo de aduanas.

Al presentar el informe de seguridad dijo que hay alertas en los delitos de violación y extorsión, así como déficit de policías locales.

En su turno, el gobernador Peralta pidió al Presidente su valioso respaldo para reforzar la seguridad del puerto.

Luego, le solicitó revisar el pacto fiscal. Colima en especial aporta mucho a la Federación y a cambio recibimos muy poco, además, las participaciones federales siguen descendiendo. El Presidente comentó al final que las partidas han sido entregadas de manera puntual.

El gobernador, de militancia priísta, dijo que el debate no debe ser motivo de persecución; incluso mencionó que con la visita se arriesgaría a ser linchado en redes sociales, tal como se buscó abuchearnos en eventos presidenciales anteriores, pero aseguró que no cree en tales versiones.