¿Sin cerveza por culpa del coronavirus? Este pueblo en Oaxaca lleva 32 años de “Ley Seca”

Mientras que varias personas en algunos estados y municipios se quejan por la implementación de la llamada “Ley Seca”, o porque se verán afectados por la falta de distribución de bebidas alcohólicas por culpa del coronavirus (Covid-19), hay un municipio que se mantiene firme sin alcohol y abstemio en Oaxaca.

Se trata del municipio de San Francisco Cahuacua, perteneciente al distrito de Sola de Vega dentro de la región sierra sur de dicha entidad, donde tiene 32 años de “Ley Seca”, debido a que el alcoholismo generaba muchos problemas familiares y sociales en el pueblo.

“Tenemos desde 1988 hasta la fecha, más de 30 años de Ley Seca”, dijo en entrevista vía telefónica Faustino López, Síndico de San Francisco Cahuacua a Cultura Colectiva News.

El Síndico López explica que la prohibición de alcohol forma parte de los acuerdos por usos y costumbres en la Asamblea General de Ciudadanos. “Esta ley seca se ha mantenido con base de cada asamblea general, normalmente cada trienio cada autoridad que entra toca el tema de la ley seca y así es como se ha podido mantener”, dijo.

Cuando las autoridades sorprenden a los ciudadanos bebiendo alcohol en la vía pública o en una fiesta va a prisión por 24 horas y al siguiente tiene que pagar una multa de 800 hasta mil 200 pesos, además de que se le retiran los servicios como la energía eléctrica y el agua potable.

“Hay gente que respeta, pero los paisanos que residen en otros estados o en el extranjero meten el alcohol a escondidas, o a veces los comerciantes de fuera lo hacen de manera ilegal, pero a quien se le sorprende se le quita la mercancía, y después se destruye el alcohol”, explicó.

San Francisco Cahuacua tiene un aproximado de mil 500 personas, indicó el Síndico.

Ante la pandemia, la autoridad municipal acordó recientemente evitar las visitas a la comunidad, pero con algunas excepciones como: solamente en caso de urgencias podrán entrar a San Francisco Cahuacua, pero presentando un certificado médico para verificar un buen estado de salud, situación que también aplica para los vendedores ambulantes de distintas empresas.