Tamaliza por el 2 de febrero inclinará más cuesta de enero: ANPEC

La Jornada

La pendiente o cuesta de enero se inclinará aún más con el desembolso que muchas familias mexicanas prevén realizar por la tradicional tamaliza del 2 de febrero para celebrar el Día de la Candelaria, advirtió la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

A partir de un sondeo en cuatro entidades del país -Ciudad de México, Tlaxcala, Nuevo León y Estado de México–, la organización encontró que un tamal tradicional y sencillo, envuelto en hoja de maíz, duplica su precio en las tiendas o franquicias que se han especializado en vender este alimento respecto al de los puestos ambulantes o “canal tradicional”, como lo llama.

“Esta festividad representa un gasto extraordinario para los consumidores ya que por dos tamales y un tamal por persona, tendrán que desembolsar de 38.83 a 67.50, en promedio, dependiendo el canal de compra y el tipo de tamal”, señaló Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC.

El desembolso por 12 tamales comprados en la calle supera el salario mínimo diario.

En la calle un tamal cuesta 12 pesos, en promedio, pero en las franquicias o tiendas su precio se eleva hasta 22.50 pesos. La guajolota, es decir, la torta de tamal que se acostumbra comer principalmente en la CDMX y la zona conurvada, vale 15.33 pesos en los puestos callejeros, lo mismo que un vaso con atole, mientras que el tamal oaxaqueño se vende en 17.67 pesos en promedio.

En cambio, en las tiendas o franquicias un tamal oaxaqueño rebasa los 20 pesos, el vaso de atole se vende en 17.50 pesos y los tamales especiales rellenos con frutas o guisados diversos valen 32 pesos.

Por pedido, la ANPEC encontró que el precio de una docena de tamales varía de 141 pesos si se compran en la calle –el monto supera los 123.22 pesos de un día de salario mínimo– hasta 270 pesos en las franquicias, es decir 91.5 por ciento más caro. Si el pedido es por un centenar de tamales los precios oscilan de los mil pesos a los 2 mil 250 pesos, 125 por ciento más caro.

La asociación calculó que una cena que incluya 60 tamales sencillos y tres litros de atole oscilará desde los 890 pesos en un puesto callejero hasta mil 540 pesos si se prefiere adquirirlos en alguna tienda o franquicia. En este caso la diferencia es de 73 por ciento.

Tamaliza se junta con Supertazón

“El Día de la Candelaria es el cierre con broche de oro para todas las celebraciones que empezaron desde diciembre. Es una tradición de fe y, desde luego, culinaria, en la que después de una verdadera pendiente de enero, los mexicanos nos permitimos compartir los tamales con la familia, compañeros de la escuela o el trabajo”, dijo Rivera.

Agregó que al festejo del Día de la Candelaria se suma el gasto que los mexicanos aficionados al futbol americano realizarán también el domingo próximo por la transmisión del Supertazón, ocasión que muchas familias y amigos aprovechan para reunirse y consumir botanas y bebidas.

Así que recomendó a los mexicanos no gastar más allá de sus posibilidades porque, advirtió, “aunque enero ya está por terminar, la pendiente económica por la que atraviesa el país todavía se vislumbra complicada para los siguientes meses”.