Política en 90 Periodismo story telling

Jorge Oropeza

Ante el boom de las plataformas digitales, atrapar la atención de las audiencias cada vez es más complicado y la construcción de comunidades es el principal reto de las y los generadores de contenidos. Ése, el de captar las miradas, es el desafío que más preocupa y ocupa a los equipos en los medios de comunicación. Y, por supuesto, la misma reflexión se encuentra en el periodismo sea cual sea su plataforma.

Y es que el periodismo encuentra su materia prima en la información y en el sentido común. Por ello, al igual que en la mercadotecnia, la literatura y el cine documental, las y los periodistas han encontrado en el story telling, una forma efectiva para lograr sus objetivos, esto es, informando contando historias.

El story telling es la corriente o técnica, ya con más de una década de implementación en el mundo, que busca a través de historias transmitir un mensaje de forma poderosa. Y es que a las personas nos interesa saber más de otras personas que de temas. Ésa es la naturaleza, por ejemplo, de las redes sociales.

El periodismo story telling tiene mayor impacto en productos audiovisuales. Y es que ataca a la empatía para generar identidad. Además, este formato rompe en muchas ocasiones con el modelo que las y los periodistas conocen como la pirámide invertida, ya que va de la particularidad de un rostro a la generalidad de la nota.

En otras palabras, hoy por hoy, ante una creciente competencia informativa, la apuesta del periodismo más que nunca es humanizar la noticia, poniéndole rostro y provocando una amplia cercanía con la audiencia. Y es que es infinitamente más atractivo y nos identifica más que nos informen la historia de doña Luisa, a la que ya no le alcanza para su gasto porque subieron las tortillas, a que nos hablen del incremento en el precio del costal de maíz y sus efectos en la microeconomía.