Niño Dios más grande del mundo está en México… ¡Conócelo!

Excélsior

Es la parroquia de la Epifanía del Señor -en la humilde comunidad Zoquite del municipio de Guadalupe en Zacatecas-, el hogar del niño Dios más grande del mundo.

El padre Humberto -su creador-, nunca imaginó que las medidas del templo darían la pauta para que esta imagen se convirtiera en la más grande representación del nacimiento de Cristo.

El espacio que hay de ocho metros del techo al piso y bueno yo encargue una imagen de seis metros y medio que no tuve yo nunca la finalidad de que fuera el niño más grande del mundo, simplemente se adaptaba al tamaño de la parroquia, del templo y bueno ya cuando está hecho empiezo yo a estudiar los diferentes niños del mundo para darle el tono del rostro pues me doy cuenta que el niño más grande del mundo estaba en Netzahualcóyotl todavía hasta ayer, medía cinco metros, había otro niño en Alemania de cuatro metros y así en diferentes partes del mundo y nos damos cuenta… anoche lo medimos, con su piernita así como la tiene mide seis metros con 58 centímetros”, dijo Humberto Rodríguez, presbítero de la Parroquia de la Epifanía del Señor.

Este es el Niño Dios más grande del mundo y está aquí

Doce meses tardó el moldeado y detallado del niño Dios monumental que viajó por medio día desde el Estado de México hasta Zacatecas, causando asombro entre los automovilistas. Solo falta pintarlo y terminar la vestidura de nueve metros que será también de las más grande del planeta.

La imagen está hecha en el municipio de Chimalhuacán, es una imagen de seis metros y medio de fibra de vidrio, resina y pasta automotriz, pintura automotriz”, comentó Román Salvador, escultor en jefe del niño Dios más grande del mundo.

Tiene un año que se empezó a trabajar y sí fue un proyecto muy grande, fue un estudio para poder sacar proporciones para poder sacar a un niño con proporciones exactas y fue un trabajo muy complicado la verdad que si, hasta nosotros mismos nos hemos sorprendido de lo que nosotros logramos porque igual para nosotros es la imagen más grande que hemos hecho”, indicó Eduardo Guzmán, escultor del niño Dios, más grande del mundo.

La nueva Parroquia de la Epifanía del señor -que contempla la imagen monumental-, fue construida gracias a las aportaciones de la comunidad con un monto que supera los seis millones de pesos; con estas muestras de fe refrenda a Zacatecas, como una de las poblaciones de mayor arraigo católico en el mundo.

Es una obra sin precedentes, el vitral se metió a concurso a nivel nacional ya lo dijo el artista es una obra reconocida mundialmente, por el material tan fino, por la gran inversión que se hizo y pues es un regalo de la gente para la gente”, mencionó Humberto Rodríguez, presbítero de la Parroquia de la Epifanía del Señor.

“Cada quien es libre de profesar lo que… pero en su mayoría si somos católicos y bueno aquí se ve el reflejo, no se hubiera hecho aún si el señor cura, con todas sus ideas con todos sus proyectos pero si la gente no coopera y no apoya pues definitivamente no”, expuso, Manuel Rodríguez, presidente del comité de participación ciudadana de la Parroquia de la Epifanía del Señor.

Esperamos que la gente primeramente valore la imagen pero no tanto como imagen, sino representa a cristo mismo el nacimiento, eso primeramente; secundariamente pues los turistas, los turistas que vengan y vean, pero más que económicamente nos llenemos de espiritualidad”, refirió Esmeralda Rodríguez, devota católica de Zacatecas.

A Zóquite comenzaron a llegar los devotos y turistas atraídos por la curiosidad de conocer al gigantesco niño Dios.

“Aquí Zóquite está a diez minutos de Guadalupe, Zacatecas; los invitamos a que se acerquen a que lo conozcan y bueno que aprecien esta obra de arte”, dijo Humberto Rodríguez, presbítero de la Parroquia de la Epifanía del Señor.

“Va a venir más turismo, se va a dar a conocer aquí esta parte de Zacatecas y pues si es algo hermoso”, virtió Román Salvador, escultor en jefe del niño Dios, más grande del mundo

El comité parroquial ha iniciado el acercamiento con los organizadores del récord Guinness para oficializar a la colosal escultura como el niño Dios más grande del mundo.