Turisteando en Oaxaca, estos son los mejores lugares para hacer fotos

Maribel Martínez /RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. Los atractivos turísticos en Oaxaca son uno de los mejores escenarios para hacer las mejores fotos de tus viajes.

En esta localidad mexicana, existe allí el árbol con el tronco más grande del mundo. Una foto allí será el mejor recuerdo de tu viaje a Oaxaca.

Hierve el Agua
A unos cuantos kilómetros de la capital oaxaqueña se sitúa Hierve el Agua, un balneario natural, que ofrece una vista inigualable del valle. ¡Visita sus cascadas petrificadas y báñate en sus templadas aguas!

Es de uno de los principales atractivos naturrales de Oaxaca ya que cuenta con unas cascadas caracterizadas por un color blanco y por una inmensidad de más de 200 metros de altura.

Aquí podrás darte el mejor baño de tu vida en las pozas de aguas templadas color turquesa creadas por las corrientes de manantiales.

Los mejores meses para visitarlo son entre junio y agosto.

Monte Albán
Monte Albán, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, fue la antigua capital ceremonial y militar de los zapotecos que se establecieron en los Valles Centrales de Oaxaca.

En el lugar encontrarás templos, tumbas, patios, el juego de pelota y más.

Al recorrer la zona encontrarás lo que funcionó principalmente como recintos ceremoniales e irás conociendo la influencia mixteca y teotihuacana en la arquitectura, la cerámica y la pintura mural.

Estelas con glifos calendáricos y antropomórficos en la Plaza de los Danzantes y la lápida de la conquista del Edificio J que muestra las batallas y triunfos de Monte Albán frente a otros pueblos de la región.

Mitla
Mitla se caracteriza por sus construcciones ornamentadas con mosaicos de grecas de un mismo tipo pero con variaciones estilísticas y por las tumbas cruciformes que se han encontrado bajo los palacios, en las cuales seguramente se enterraron a grandes personajes y sacerdotes.

Según algunos estudiosos, su arquitectura recibió una fuerte influencia de los mixtecos, sobre todo en el uso de grecas como motivos ornamentales en las fachadas de los edificios y en la distribución espacial de los conjuntos, que es distinta de la del resto de la arquitectura del valle de Oaxaca.

Lo que hoy se conoce y está abierto al público se cree que eran edificios administrativos.

La población rural probablemente tenía su asentamiento en donde se encuentra la población actual y parte de lo que es hoy tierra de labranza.

Árbol del Tule
Entre las bellezas naturales de Oaxaca, una de las más extraordinarias es el gigantesco y singular sabino llamado “El Árbol del Tule”, el cual tiene una altura de 40 m., un diámetro de 52.58 m., un peso de 509 toneladas y aproximadamente 2,000 años de antigüedad.

Se localiza en la localidad de Santa María El Tule a tan solo 12 km de la la Ciudad de Oaxaca, donde existe tambien un pequeño templo del siglo XVIII con retablos barrocos.

Una de las características principales del árbol del Tule es que en ella los habitantes de la población han encontrado diferentes tipos de figuras como: la cabeza del venado, la cabeza del león, un elefante, cocodrilo, la pierna del “chicharito”, entre muchas otras figuras.

La edad de este majestuoso árbol es desconocida pero segun estudios se estima que tiene mas de dos mil años.

Templo de Santo Domingo
La Iglesia de Santo Domingo es la iglesia más famosa de Oaxaca, por lo tanto es comprensible que sea una atracción turística muy popular.

Es el hogar de El Centro Cultural Santo Domingo y del Jardín Etnobotánico de Oaxaca, que son dos lugares muy populares por derecho propio y bien merecen una visita.

Se comenzó a construir en el antiguo convento de Santo Domingo en 1552 y tomó cerca de un siglo para construirse.

El edificio en sí tiene dos altas torres con cúpulas inusuales y una gran plaza pavimentada en frente de la entrada, la cual se ha convertido en un jardín de cactus y maguey.

Una visita a la iglesia de Santo Domingo es una necesidad, si te encuentras en la ciudad de Oaxaca.

Por suerte no tienes que ir muy lejos, ya que se encuentra a sólo seis cuadras del Zócalo por la peatonal calle de Alcalá.