Política en 90: Rumbo a la #ParidadEnTodo

Jorge Oropeza*

Llegó el momento de dar el paso. De entrada ya ingresaron, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, iniciativas de reformas constitucionales para garantizar desde la Carta Magna paridad en todos los niveles y poderes. Es decir, que de forma obligatoria los gabinetes federales, estatales y municipales, así como todos los puestos de elección popular, sean la mitad para hombres y la mitad para mujeres.

La lógica es clara. En el país – según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática – el 51 por ciento de la población son mujeres y el 49 por ciento son hombres. Por su parte, el Instituto Nacional Electoral registra en la lista nominal federal a un 52 por ciento de mujeres y a un 48 por ciento de hombres. Si el sistema político mexicano y la democracia misma tienen una lógica representativa, debería haber paridad en todo.

Basta con analizar el resultado en el actual Congreso de la Unión y en las legislaciones locales del país. Ante modificaciones en la ley, vemos que actualmente existe un 48 por ciento de mujeres diputadas federales y un 49 por ciento de senadoras. Por eso, es ahora cuando se debe dar el paso y empujar una paridad horizontal, vertical y alternada.

El debate que viene debe involucrar a los tres poderes del Estado en los tres niveles de Gobierno. Es decir, que tanto en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial haya mitad hombres y mitad mujeres. La paridad debe estar en gabinetes, cabildos y órganos autónomos. Debe alcanzar a las estructuras de mando y a las bases trabajadoras. Una clave está en la validación de candidaturas y planillas.

Asimismo, tienen que incluirse, de una vez por todas, otros niveles auxiliares como las agencias municipales y otros esquemas como los sistemas normativos indígenas. E ir más allá y pensar en la “alternancia de género”, en otras palabras, en hacer obligatorio que al culminar un periodo legislativo o de gobierno – en cualquier nivel – el siguiente deba gobernarlo el sexo opuesto, dando una oportunidad a repetir como actualmente ya lo promueve la ley. ¡Profundicemos en el tema! ¡Es el momento!

*Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.