Socioformación: Felicidad es el estado de grata satisfacción espiritual y física

¡Felicidad a todas las mamás!

Amira Azucena Cruz Ramírez

Una de las metas que la Socioformación permite alcanzar a través del conocimiento y las competencias es la Felicidad, y aprovechando que este martes estamos en vísperas de festejar el Día de las Madres, ¡he querido desearles Felicidad este 10 de mayo y siempre!

¿Qué les estoy deseando?

Inicialmente, de acuerdo con la Real Academia Española (RAE): Felicidad. 1. f. estado de grata satisfacción espiritual y física. (https://dle.rae.es/?id=Hj4JtKk ).

¡Les deseo Felicidad!

¡Lo que ello signifique para cada una de las mamás!

Y es que los elementos de la Felicidad y los grados de ella se han medido de diversas maneras, como nos narró Rodrigo Gallegos, director de proyectos del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) en: ¿Cómo se mide la Felicidad? (disponible en: http://imco.org.mx/articulo_es/como_se_mide_la_felicidad/  rodrigo.gallegos@imco.org.mx): Los economistas utilitaristas dirían que llevamos más de 200 años midiendo la Felicidad. Lo cierto es que la medición de la Felicidad y el bienestar han evolucionado significativamente.

La Felicidad comenzó a medirse de forma sistemática en 1972, -continúa Rodrigo Gallegos en su texto-, en el Reino de Bután, ubicado en Asia, en la cordillera del Himalaya y sin salida al mar, donde se inventó el Índice Nacional de Felicidad. Hoy dicho índice es el centro de su política nacional.

Gallegos sigue con su narración y nos comparte que el Premio Nobel de Economía, Amartya Sen (1998) de hecho se destacó por crear nuevas métricas de bienestar sobre las que se construyó el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Universidades en todo el mundo se han centrado en entender y medir la Felicidad bajo principios más amplios, como los de Bután. La métrica de Bután cuenta con nueve componentes en dos grupos:

•          El primer grupo, consta de información tradicional que se encuentra en diversos índices internacionales, incluyendo el de competitividad del IMCO:

1.         Salud.- Mide la atención médica y las barreras de esta, así como la calidad de los servicios de salud, etc. Destaca por indicadores sobre los conocimientos básicos de la población en salud.

2.         Educación.- Evalúa el aprovechamiento, calidad, escolaridad, y nivel de educación y destaca por indicadores de educación comunitaria.

3.         Diversidad ambiental.- Cuantifica el acceso a servicios ambientales, el conocimiento ambiental de la población y destaca por el indicador de árboles sembrados por persona.

4.         Nivel de vida.- Mide los consumos de los hogares y el número de casas propias, entre otros. Destaca por medir la inhabilidad de hacer remodelaciones por hogar.

5.         Gobernanza.- En este se evalúa la calidad de los servicios públicos, la confianza en las instituciones y los niveles de seguridad, entre otros.

•          El segundo grupo, el más innovador, mide:

6.         Bienestar psicológico.- Donde se estiman los niveles de estrés, prevalencia de emociones como celos, frustración, generosidad, y tranquilidad, entre otros.

7.         Uso del tiempo.- Que cuantifica el tiempo que dedicamos a dormir, a la participación comunitaria, a la educación, al deporte, al cuidado de los demás y a meditar, entre otros.

8.         Vitalidad comunitaria.- Estima la confianza y apoyo social entre los miembros de una comunidad, así como los niveles de seguridad, entre otros.

9.         Cultura.- Valúa el conocimiento de la cultura propia (deportes tradicionales, festividades comunitarias, labores artesanales, etc.), así como el respeto y conocimientos de otras culturas.

Para el año 2011, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) –de la que México es integrante- creó una herramienta que permite medir de manera personal la calidad de vida: El índice Vivir Mejor.

La métrica tiene 11 diferentes categorías que buscan medir el bienestar, la Felicidad y el progreso de los 34 países integrantes de la organización. Esta herramienta puede ser útil para medir el verdadero estado de ánimo de la población y sus demandas, y para desarrollar mejores políticas sociales.

Los resultados por país están a disposición de toda persona, y también toda persona puede realizar su propia evaluación en: Tu índice para una Vida Mejor (disponible en: http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/#/55555555555 ).

Aquí algunos datos de los 11 elementos que la OCDE considera vitales para la una Vida Mejor y la Felicidad de toda persona (más detalles en cada enlace):

  1. SALUD. Para las personas es muy importante gozar de una buena salud, así como de los muchos beneficios que aporta; entre ellos, un mayor acceso a la educación y al mercado laboral, un aumento en la productividad y el patrimonio, la disminución en los costos de atención a la salud, buenas relaciones sociales y, por supuesto, una vida más larga. La esperanza de vida es la medida de la salud más utilizada, aunque solo toma en cuenta la duración de la vida de una persona y no su calidad. El país de la OCDE que tiene la esperanza de vida más alta es Japón, con una esperanza de vida promedio de 84 años. En el otro extremo de la escala, la esperanza de vida más baja entre los países de la OCDE es la de México y Hungría de 75 y 76 años respectivamente. Por su parte, la esperanza de vida en Brasil y Letonia es de 75 años, en tanto que la Federación de Rusia y Sudáfrica tienen una esperanza de vida promedio de 71 años y de 57 años, respectivamente.
http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/health/
  • SEGURIDAD. La seguridad es un factor determinante para el bienestar de las personas y en gran medida se refiere al riesgo de que sean víctimas de un asalto físico o de otro tipo de delito. El delito puede llevar a la pérdida de vidas y propiedades; causar dolor físico, estrés postraumático y ansiedad. Según datos recientes, cerca del 69% de las personas en los países de la OCDE afirman sentirse seguras al caminar solas por la noche. Sin embargo, hay diferencias importantes entre los distintos países. En tanto que el 85% o más de los habitantes de Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suiza dicen sentirse seguros, el nivel en México está justo por debajo del 50%, y en Brasil y Sudáfrica justo por debajo del 40%. Letonia se acerca más al promedio de la OCDE con 61%.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/safety-es/

  • EDUCACIÓN. La educación desempeña un papel clave para proporcionar a las personas los conocimientos, las capacidades y las competencias necesarias para participar de manera efectiva en la sociedad y en la economía. Además, la educación puede mejorar la vida de la gente en áreas como la salud, la participación ciudadana, el interés político y la felicidad. Diversos estudios muestran que las personas con un buen nivel educativo viven más, participan más activamente en la política y en la comunidad en la que viven, cometen menos delitos y dependen menos de la asistencia social. En una economía en la que los conocimientos cambian con rapidez, la educación tiene por objeto enseñar competencias para la vida. ¿Cuántos años en la escuela, la universidad o un centro de formación esperarán estudiar las nuevas generaciones? La respuesta es que, en promedio, en la OCDE las personas pueden esperar recibir cerca de 17 años de educación, a juzgar por el número de habitantes entre 5 y 39 años de edad que en la actualidad asisten a la escuela o la universidad. Los resultados varían entre cerca de 14.8 años de educación en México y más de 21 años en Australia.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/education-es/

  • EMPLEO. El trabajo aporta obvios beneficios económicos, pero tener empleo también ayuda a las personas a permanecer conectadas con la sociedad, fortalecer su autoestima y desarrollar capacidades y competencias. Las sociedades con altos niveles de empleo son también más ricas, más sanas y más estables políticamente.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/jobs-es/

  • INGRESOS. Aunque el dinero quizá no compre la felicidad, es un medio importante para alcanzar estándares de vida más elevados y, por consiguiente, un mayor bienestar. Contar con recursos económicos más altos también puede mejorar el acceso a la educación, servicios de salud y vivienda de calidad.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/income-es/

  • BALANCE VIDA-TRABAJO. Encontrar el equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida diaria es un desafío que afrontan todas las personas trabajadoras. Las familias son las más afectadas. La capacidad de combinar con éxito el trabajo, los compromisos familiares y la vida personal es importante para el bienestar de quienes integran una familia. Los gobiernos pueden ayudar a resolver este asunto al estimular prácticas laborales solidarias y flexibles, que faciliten a las madres y a los padres de familia el logro de un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/work-life-balance-es/

  • VIVIENDA. Contar con una vivienda adecuada es uno de los aspectos más importantes en la vida de una persona. La vivienda es esencial para cubrir las necesidades básicas, como la necesidad de abrigo, pero no se trata solo de tener cuatro paredes y un techo. La vivienda debe ser un sitio para dormir y descansar en el que las personas se sientan protegidas y gocen de privacidad y un espacio personal; en pocas palabras, un lugar donde puedan formar una familia. Todos estos elementos ayudan a hacer de una casa un hogar. Y, por supuesto, otro elemento clave es si las personas pueden costear una vivienda adecuada.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/housing-es/

  • MEDIO AMBIENTE. La calidad del medio ambiente en que vivimos tiene un efecto directo en nuestra salud y bienestar. Un medio ambiente limpio es fuente de satisfacción, mejora el bienestar mental, permite a las personas recuperarse del estrés de la vida cotidiana y llevar a cabo actividades físicas. Por ejemplo, tener acceso a espacios verdes es esencial para la calidad de vida. Asimismo, nuestras economías dependen no solo de personas trabajadoras sanas y productivas, sino también de recursos naturales como el agua, la madera, la pesca, las plantas y los cultivos. Por consiguiente, proteger nuestro medio ambiente y recursos naturales sigue siendo una prioridad a largo plazo, tanto para nuestra generación como para las siguientes.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/environment-es/

  • COMUNIDAD. Los seres humanos somos criaturas sociales. Por consiguiente, la frecuencia de nuestro contacto con la gente que nos rodea y la calidad de nuestras relaciones personales definen nuestro bienestar de manera determinante. Diversos estudios muestran que el tiempo que pasamos con amistades está vinculado con un aumento en el nivel medio de sentimientos positivos y una reducción en el nivel medio de sentimientos negativos en comparación con el tiempo invertido de otras maneras.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/community-es/

  1. COMPROMISO CÍVICO. La confianza en el Gobierno es esencial para la cohesión y el bienestar sociales. Una participación electoral alta es un parámetro para medir la participación ciudadana en el proceso político. La participación electoral se define como el porcentaje de la población registrada que votó durante una elección. Una participación electoral alta es deseable en una Democracia porque aumenta las posibilidades de que el sistema político refleje la voluntad de la Ciudadanía y que el Gobierno goce de un alto grado de legitimidad.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/civic-engagement-es/

  1. SATISFACCIÓN. Medir los sentimientos puede ser muy subjetivo, pero es un complemento útil de datos más objetivos a la hora de comparar la calidad de vida en diferentes países. Estos datos subjetivos permiten incorporar una evaluación personal de la salud, la educación, los ingresos, la satisfacción personal y las condiciones sociales de una persona. La satisfacción ante la vida mide la manera en que las personas evalúan, más que sus sentimientos actuales, su vida en su conjunto.

http://www.oecdbetterlifeindex.org/es/topics/life-satisfaction-es/

Así que, aunque compleja, insisto: ¡Les deseo Felicidad!

Sobre la temática abordada, como siempre, me pongo a su disposición para cualquier observación o aportación que construya de manera colaborativa en: cruzamir@gmail.com, @CruzAmira en Twitter y Amira Cruz Ramírez en Facebook.

Sobre la autora:

Amira Azucena Cruz Ramírez es licenciada en Comunicación y maestra en Mercadotecnia; Diplomada en Políticas Públicas con Perspectiva de Género. Diplomada en Derecho de Acceso a la Información Pública. Ha sido catedrática de Publicidad, Mercadotecnia, Marketing Político, Comunicación Política, Opinión Pública, Periodismo, Derecho de la Información y Derechos de la Comunicación en Instituciones de Educación Superior privadas en Oaxaca.

En medios de comunicación se desempeñó como continuista, conductora, reportera, guionista y productora. En el servicio público ha laborado en áreas de comunicación, difusión y profesionalización. Fue integrante activa de dos Organizaciones de la Sociedad Civil, una por la profesionalización de comunicadoras y comunicadores, y otra por la socialización y defensa del Derecho a la Información.

Es consultora en Comunicación, Mercadotecnia, Ortografía, Redacción, Radio y Lenguaje Inclusivo.