Cruz Azul llega a la liguilla con racha de 10 partidos sin perder

Domingo 5 de mayo de 2019. Con una racha de 10 partidos sin perder, Cruz Azul llegará a la liguilla aun cuando mostró un juego tibio al empatar 1-1 con el eliminado Morelia, en la última jornada del torneo Clausura 2019. Sin mucho esfuerzo en este duelo, los celestes alcanzaron 30 unidades y en los cuartos de final se topará con el América, su verdugo en sus más recientes finales.

Sin presiones, los Monarcas se adelantaron con un tanto de Edison Flores (22) y fue hasta la segunda parte cuando La Máquina igualó con un penal de Milton Caraglio (52), tras la intervención del VAR.

Un disparo de Yoshimar Yotún que pasó por un costado daba la impresión de que los celestes serían peligrosos, pero sólo fue un espejismo.

Con el pase asegurado en la liguilla, La Máquina se guardó el coraje y arriesgó poco en el estadio Azteca.

La equipo dirigido por Pedro Caixinha no se desgastaba, les dejaba el esférico a los Monarcas y se dedicaba a detener al rival cuando entraba en el área. Los visitantes aprovecharon las desatenciones del rival y de manera sorpresiva tomó la ventaja.

Irven Ávila mandó un centro sin fuerza, el zaguero Pablo Aguilar cometió un error garrafal al no cubrir al rival y permitió que Edison Flores empujara el balón para que entrara pegado al poste derecho. Un molesto Pedro Caixinha miró al cielo al tiempo que lamentaba el gol en contra por una falla.

Los Monarcas estuvieron cerca de marcar un segundo tanto en otra jugada fortuita. Gabriel Lazcano mandó un centro, pero Ávila erró con un remate flojo.

La Máquina ya no podía permitirse otra sorpresa y comenzó a generar peligro. Édgar Méndez envió un centro desde el sector derecho y Milton Caraglio conectó el esférico con un remate de cabeza que pasó por arriba del arco.

Antes del descanso, Caraglio terminó con una herida tras un choque con el arquero de Morelia, Luis Ángel Malagón. La escasa afición perdonó la falta de ánimo y lanzó abucheos cuando los celestes se dirigían al vestidor.

El complemento comenzó con polémica y emociones. Efraín Velarde cometió una falta sobre Edgar Méndez, el árbitro Roberto García Orozco señaló que el delantero celeste se había aventado y cuando se disponía a mostrar la tarjeta amarilla, tuvo que escuchar al VAR y tras revisar la jugada marcó el penal.

Caraglio cobró la falta con un potente disparo al costado derecho para llegar a los once goles y desatar la fiesta en el graderío.

Al término, Caixinha dijo estar molesto porque el equipo cayó en un exceso de confianza y ahora deben esperar otros resultados y con riesgo de caer en el quinto puesto.

Fue un baño heladito de humildad, pero nos cayó bien, señaló al indicar que los celestes deberán aprender de este episodio para no repetir errores en la liguilla.

Javier Torrente, técnico de Morelia, dijo que aunque le gustaría cumplir su contrato, que expira hasta el próximo año, para crear un proyecto con varios refuerzos, es consciente de que la directiva puede buscar otras alternativas, ellos pueden decidir lo que quieran.

La Jornada