Sufre el Istmo los estragos de la falta de gasolina

Ignacio Martínez Platas/RIOaxaca/Foto: Ambientación.

Oaxaca, Oax., enero 06.-  A pesar de que Petróleos Mexicanos, (PEMEX), afirmó que no hay desabasto de combustible en el País y exhorto a los automovilistas a evitar compras de pánico; sin embargo, la escasez de gasolina en territorio oaxaqueño ya se empezó a resentir en la región del Istmo.

En un comunicado emitido por la paraestatal, se informó que ya se atiende el retraso de distribución de gasolina, que afecta principalmente a los estados de Hidalgo, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Querétaro, aunque asegura que no existe una escasez del energético.    

Destacó que para combatir el robo de combustible, se recurrió a una serie de cambios en la logística de distribución en las estaciones de servicio, lo que provocó un retraso en algunas entidades del País.

Así mismo, como parte del Plan Conjunto del Gobierno de la República, se determinó usar los medios de transporte más seguros y confiables con carro-tanques sellados para cumplir con el abasto suficiente a los consumidores.     

En la entidad, principalmente en la región del Istmo, ya se empezó resentir el desabasto de gasolina en sus diversas calidades, ya que anteriormente, la mayoría de las gasolineras se abastecían de combustible robado, según informaron diversas fuentes.

La gasolina robada de la refinería “Antonio Dovalí Jaime” era transportada en pipas de la propia PEMEX y de esa manera abastecían a las gasolineras de la región.

Otra manera de traficar con el huachicol, era la venta directa a  automovilistas y transportistas, que se reunían en las calles, en grupos para cargar  gasolina robada a precios mucho más bajos que en las estaciones de servicio.

Esta práctica fue muy recurrente en las poblaciones del Istmo de Tehuantepec, en la región de Tuxtepec, en la región mazateca, la cañada, la costa, los valles centrales y la mixteca.

Con el ingreso del Ejército y la Marina en la refinería de PEMEX en el Puerto de Salina Cruz, fueron selladas una media docena de puertas y boquetes por donde ingresaban y salían las pipas cargadas de combustible robado para su distribución en todo el territorio oaxaqueño.

Cabe recordar que el incendio ocurrido en la refinería de Salina Cruz, en donde un elemento del cuerpo contra-incendios perdió la vida al estallar una pipa cargada de combustible robado, fue provocado por las operaciones ilícitas que se cometían en ese entonces bajo la protección de vigilantes, trabajadores y funcionarios de la paraestatal.