En 48 horas podría definirse el futuro de Canadá en TLCAN: Guajardo

Excelsior.

Este viernes los gobierno de Estados Unidos y México entregaron el primer borrador del texto de “entendimiento” comercial alcanzado luego de varios meses de negociaciones, con esto se buscará que los respectivos congresos den su aprobación para la nueva versión del TLCAN lo antes posible, sin embargo, en este texto no se incluye a Canadá, que hasta el momento no ha logrado arreglar sus diferencias con los estadounidenses.

En México, el secretario de Economía y líder del equipo negociador, Ildefosno Guajardo, entregó los textos negociados con Estados Unidos.

El funcionario mexicano indicó que, en las próximas 48 horas sabremos si habrá un acuerdo trilateral, señala Ildefonso.

La presión para terminar las negociaciones se hizo latente desde hace varias semanas, cuando al anunciarse el pacto con México, Lighthizer dijo que tenía previsto notificar al Congreso de la intención del gobierno de Donald Trump de firmar un nuevo acuerdo de libre comercio.

Esto permitiría cumplir con el aviso previo de 90 días para sellar un TLCAN 2.0 antes de que asuma el nuevo gobierno de México el 1 de diciembre. Y haría posible que fuera el Congreso estadounidense actual el que revisara el trato, y no el que surgirá de las elecciones legislativas de noviembre, cuando Trump puede perder las mayorías.

El TLCAN, en vigor desde 1994 entre México, Canadá y Estados Unidos, engloba 1 billón de dólares anuales en intercambios entre los tres países, pero se está renovando a petición del jefe de la Casa Blanca, que lo ha calificado de “desastre”.

Hace unas horas, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que no hay una fecha límite para que Canadá se sume al nuevo TLCAN y aseguró que Washington y Ottawa aún buscan un acuerdo.

No hay fechas límites (…) todavía hay tiempo para que se logre un acuerdo” y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “siga siendo trilateral”, dijo López Obrador quien asumirá el 1 de diciembre pero se involucró en las negociaciones para modernizar ese pacto que data de 1994.

Ottawa también dejó en claro que Washington debe retirar la amenaza de aranceles automáticos para que sea posible un acuerdo, según los funcionarios canadienses.