Linterna led: En otra cueva de ratas…

Ricardo León

Hace más de ocho trienios que Salina Cruz tiene la desgracia de ser administrado por una banda de ladrones que se alternan el poder municipal. Es así como en otra cueva de ratas quieren convertir el próximo Ayuntamiento de Salina Cruz. Como consecuencia de la avalancha que generó López Obrador el 1 de julio de este año, también en Salina Cruz ganó morena, el partido del ahora presidente de la república mexicana electo, así como del presidente municipal electo de Salina Cruz.

Es el caso que ya se disputan los nombramientos relevantes, pero resulta que uno de los que pelean la tesorería es el delincuente priísta impune, Héctor Becerril Morales, el inmoral expresidente municipal del puerto y administrador repudiado del municipio de San Carlos Yautepec. Esto pareciera resultar inconcebible, pero así son los cínicos que se dedican a vivir del erario público, porque en el caso particular de este individuo, su poderío proviene del financiamiento con dinero del narcotráfico y de la delincuencia organizada que encabeza su padre Abraham Becerril Hernández, quien fue denunciado en varias investigaciones que se dieron a conocer en dos ediciones de la revista nacional proceso, la número 1881 del 18 de noviembre de 2012, una de ellas.

Héctor financió la campaña de Ulises Ruiz Ortiz a gobernador de Oaxaca en 2004, con dinero del narco y de los secuestros que ejecutaba la banda de su padre Abram Becerril Hernández, en la región de Córdova, Veracruz. Esa es la razón por la que Ulises Ruiz, estaba comprometido para hacerlo candidato y luego presidente de Salina Cruz en 2007, luego Sofía Castro, lo impulsó para que fuera administrador en San Carlos Yautepec.

¿Administrador? Si todos sabemos que este individuo no administra ni su casa, ni su negocio, que ha quebrado por lo menos tres veces y su padre se lo ha vuelto a poner de pie, con el dinero de procedencia ilícita, proveniente también de los cotidianos robos de materiales, placas de acero, fierro, cobre de Pemex.

De pronto se volvió morenista? o qué le motiva pretender estar en un ayuntamiento que nada tiene que ver con su partido, el Revolucionario Institucional, ¿o cómo? ¿Ya traicionó al PRI, como traicionó a su familia y a su amigo para quitarle la esposa?

Que quiere ser tesorero del próximo ayuntamiento de Salina Cruz, porque su padre según vocifera, le dio dinero a la campaña del peje, suponiendo sin conceder que así haya sido, estamos seguros que el peje o sus hijos, como afirma que a ellos les entregó dinero, no saben de dónde proviene ese dinero maldito.

Pero analicemos con mayor sobriedad, cómo se atreve este pelafustán pedir ser tesorero, cuando no es contador, ni administrador de empresas, ni economista, en una palabra, no tiene profesión alguna. Lutero quiere las llaves de la iglesia para administrarla, qué desvergüenza.

Por lo pronto, es responsabilidad del presidente electo y de los integrantes del próximo cabildo, salvaguardar al ayuntamiento de tener entre sus funcionarios a expresidentes rateros y rateras, que solo denigrarán antes de tiempo a la nueva administración. No hay duda, ya saben que allí pueden robar, por eso quieren regresar a las arcas municipales, para continuar con sus robos. O qué va a aportar este sujeto inmoral y bruto, Héctor Becerril, que solo fue a robar impunemente tanto al ayuntamiento que le tocó encabezar en Salina Cruz, como en San Carlos Yautepec.

El tesorero de Salina Cruz, por lo menos deberá ser un contador público, un administrador de empresas o economista, pero si fuera un profesionista con mayor grado académico, mejor. Además, deberá ser una persona de probada buena conducta y sin antecedentes de ladrón impune.

Así debe ser el perfil de las nuevas autoridades y funcionarios municipales, que no las tiene todas consigo el presidente electo, ya que en su planilla y los que van de regidores plurinominales no se trata de profesionistas, ni de personas con un perfil que nos haga presumir que por lo menos conocen en teoría lo que tienen que hacer como integrantes de un cabildo.

No hay duda, los que están acostumbrados a vivir del erario público, se resisten a morir, a dejar en paz al ayuntamiento, por eso se aferran y pelean un nombramiento, para poder seguir robando. Ahora solo falta que los priístas, ex cardenistas, ex perredistas, ex panistas, de la noche a la mañana se conviertan en primores morenistas.

Es tiempo de que dejen a Salina Cruz, salir del estancamiento, de la pobreza, de la suciedad y destruida infraestructura urbana, Ya es tiempo de que esta nueva autoridad ponga orden e investigue y denuncie a la autoridad actual, quien sin miramiento se robó el erario municipal, despilfarrándolo en la pasada campaña electoral municipal, en su obsesión de pretender continuar en el poder mediante la reelección, pero que el pueblo le reventó en la cara su repudio a su ineptitud e incapacidad para administrar, para gobernar y para conducir los destinos de los salinacrucences, acabando con la leyenda del que creyeron era un personaje y resultó ser un vulgar patán. A este sí, cárcel por sus robos, ya a la anterior se le sentó en el banquillo de los acusados en un juzgado penal, a este le corresponde la cárcel por su cinismo gansteril.

Por lo que se refiere a la tesorería del próximo ayuntamiento porteño, deberán nombrar a una persona sin tanta cola que le pisen, como la colota que se carga el canguro Héctor Becerril Morales, que de moral nada tiene.