EU ordena “tolerancia cero” a entrada de indocumentados por la frontera con México

Proceso.

Ciudad de México. Como otra muestra de endurecimiento de la política antiinmigrante de Estados Unidos, este viernes, el fiscal general, Jeff Sessions, anunció la adopción de una política de “tolerancia cero” con la entrada de inmigrantes de forma ilegal por la frontera con México.

De acuerdo con un reporte de la agencia EFE, en un comunicado, el titular del Departamento de Justicia llamó a las oficinas de la Fiscalía en los estados limítrofes con la frontera mexicana -los distritos sur de California, Arizona, Nuevo México, el oeste de Texas y el sur de Texas- para implementar esta nueva línea de actuación y, con ella, impedir los intentos de acceso al territorio estadunidense.

Según la autoridad, con base en datos del Departamento de Seguridad Nacional, entre marzo de 2017 y marzo de 2018, el número de migrantes que cruzaron la frontera sur de forma no reglamentaria aumentó 203%, mientras que entre febrero y marzo de este año el crecimiento fue de 37%, el mayor de mes a mes desde 2011.

“La situación en la frontera suroeste es inaceptable”, aseguró Jeff Sessions y culpó al Congreso de Estados Unidos de haber “fallado en aprobar una legislación efectiva que ayude al interés nacional que cierre las vías peligrosas y financie por completo un muro por toda la frontera sur”.

El resultado, agregó, es que “una crisis ha estallado en nuestra frontera suroeste, que necesita un mayor esfuerzo para perseguir a quienes eligen cruzar ilegalmente la frontera”.

Por ello, el fiscal general urgió a los investigadores de su departamento a “promover y hacer cumplir la ley”, hecho que -consideró-, “es vital para proteger nuestra nación, sus fronteras y sus ciudadanos”.

Según el reporte de EFE, el anuncio de esta nueva medida se dio luego de que la Casa Blanca anunció el envío de más de cuatro mil militares a la frontera con México, aunque definió como “un buen primer paso” el rango de entre dos mil y cuatro mil miembros de la Guardia Nacional que el presidente Donald Trump, quiere tener en la zona.

No obstante, la Presidencia aún negocia con los gobernadores de los estados involucrados para concretar los términos del despliegue de la Guardia Nacional.