Detrás de la noticia: No termina la curva de aprendizaje del gabinete

Alfredo Martínez de Aguilar

(A Beatriz Esesarte y a Mariana Beeu, a Melba y Alma, familiares y amigos, al personal administrativo, entrenadores y alumnos de Acuarela, Educación Acuasomática, por el lamentable fallecimiento de Tomás Pría Olavarrieta, entrañable amigo de nuestros hijos nadadores y de sus padres. Un abrazo solidario en estos momentos difíciles ¡Descanse en paz!)

A punto del parto de los montes, después de nueve largos meses de gestación es por demás doloroso y lamentable concluir que, el saldo y balance es negativo, para la mayoría de los integrantes del gabinete legal y ampliado.

Otorgado generosamente el beneficio de la duda a los jóvenes y a los no tan jóvenes invitados generosamente a servir a Oaxaca para éstos no ha terminado la curva de aprendizaje, con todas las consecuencias negativas que ello trae consigo.

Es de destacar en este sentido, la imprevisión por decir lo menos en áreas estratégicas tan sensibles como la planeación y las finanzas, cuya ineficacia divorcia a los medios de comunicación de la administración estatal en turno.

Es una terrible equivocación dar atención prioritaria a los medios de comunicación de la Ciudad de México porque Alejandro Murat Hinojosa es gobernador del Estado de Oaxaca, no de la capital de la República, y su éxito o fracaso será su plataforma de crecimiento nacional.

Por más y mejores esfuerzos que hagan los responsables del área de comunicación social fracasarán rotundamente en su trabajo, si no cuentan con el apoyo institucional responsable de las áreas de planeación y finanzas, Esperemos que lo entiendan.

Inentendible e inexplicable porque con visión y sensibilidad el gobernador Alejandro Murat buscó rodearse de un equipo altamente capacitado con probados resultados exitosos en el Infonavit, pero que al parecer en Oaxaca les alcanzó el Principio de Peter.

A la vista de todos está que hoy, menos que nunca, se puede, pero no se debe hacer política, gobernar y administrar públicamente, sin una estrecha alianza, cordial y respetuosa, con los medios de comunicación en general, tradicionales y emergentes.

Que quede claro, no se trata de establecer complicidades vergonzantes que institucionalicen el “chayote”, sino de una relación publicitaria comercialmente transparente y sujeta a la rendición de cuentas y como consecuencia de ello al pago puntual de impuestos fiscales.

Oaxaca y los oaxaqueños reclaman desde siempre mayor eficacia y eficiencia en sus servidores públicos, a efecto que éstos optimicen al máximo los siempre insuficientes recursos públicos, provenientes casi al cien por ciento del Gobierno Federal.

Muy atrás quedaron ya los primeros Cien Días de Gobierno y avanzamos a pasos agigantados hacia el Primer Informe de Gobierno en escasos poco más de tres meses. Poco será lo que se pueda hacer en este breve lapso de tiempo frente a lo que no se ha hecho.

Como es lógico y natural, se espera un exigente corte de caja por parte del mandatario estatal en el análisis de los resultados entregados por los responsables de las diversas secretarías de despacho y dependencias que las conforman. ¡Quien no cumpla, se irá a su casa!

Esta sentencia no es una simple bravata amenazante. Es, por el contrario, la firme decisión tomada por el gobernador Alejandro Murat por no fallarle a los oaxaqueños, hartos hasta la madre de un desgobierno que prometió el cambio y dejó herida la esperanza.

Sigue pendiente el combate a fondo contra la corrupción contra el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo y su mafia integrada por Jorge Castillo Díaz, José Zorrilla de San Martín Diego, Netzahualcóyotl Salvatierra López y Alberto Vargas Varela, entre muchos otros.

Todavía sigue vigente la imperecedera demanda ¡El pueblo tiene hambre y sed de justicia! ¡Sí, de justicia, no de simple venganza política! Porque es por demás sabido históricamente que los carniceros de hoy serán las reses de mañana.

Muerde el alma perder a

Tomás Pría Olavarrieta

El tránsito de un amigo hacia la eternidad, el Cielo o el Paraíso, como el caso de Tomás Pría Olavarrieta (1959-2017), duele a su familia y a sus amigos. Pero el dolor muerde el alma cuando, además de amigo, fue maestro y guía de nuestros hijos.

En tal condición hizo, por tanto, las veces de Padre amantísimo que muchos no supimos o no pudimos ser al intentar conquistar el mundo con espíritu aventurero, cuya muerte sirve para expresar públicamente un doloroso Mea culpa.

Dicho está que Padre o Madre no son solo aquellos seres humanos que simplemente engendran y crían hijos, sino sobre todo Padre o Madre son aquellas personas que educan y orientan integralmente a los hijos, física, intelectual y, sobre todo, emocional y espiritualmente.

Tomás Pría y Beatriz Esesarte lo han sido como Padre y Madre de la gran familia Acuarela al lado de las decenas de entrenadores. A mi familia al igual que a muchas otras familias, seguramente, la educación acuasomática nos ha salvado y sanado, a través de la natación.

El agua, el fuego y la sangre purifican y liberan. Precisamente por ello son símbolos de las diversas religiones e iglesias. Son elementos que permiten convertir en amor el dolor de perder a un hijo como en nuestro caso, Alejandro Rommel. Luz celestial y fuente de inspiración que ilumina nuestras vidas para hacer realidad nuestros sueños.

El agua lava nuestras culpas, fundadas o infundadas. Deja atrás las emociones negativas y las tensiones del estrés cotidiano. Es el rito de renacer a la vida con alegría y esperanza para seguir luchando por un mundo mejor, con respeto a la vida, a la libertad y a la dignidad humanas, con justicia para todos.

No es casual y sí causal que tres cuartas partes del planeta Tierra sean agua y la misma proporción del cuerpo humano lo sea. Al hundirse en el agua volvemos al seno materno en el que pasamos los primeros nueve meses de vida y al emerger y respirar volvemos a renacer. Ésa es la trascendencia energética, biomagnética y espiritual del agua en la natación.

Los buenos padres, dan a sus hijos Raíces y Alas, Raíces para saber dónde está su hogar en el que pacientemente les esperan sus padres cuando a este quieran regresar, Alas para volar hacia las alturas y poner en práctica lo que les enseñaron en su diario caminar.

Como Padre y Madre emocionales de nuestros hijos al ser sus grandes motivadores deportivos, Tomás y Beatriz han contribuido de manera decisiva a dar Raíces y Alas a nuestros hijos, para que emprendan el vuelo hacia las estrellas, construyan y conquisten su mundo.

Con profunda gratitud y alteza de miras pido a Dios y a la vida que algún día mis hijas sigan el ejemplo del gran conquistador griego Alejandro Magno, hagan suyas sus palabras y con satisfacción expresen ante todos los que les quieran oír:

“Debo más a Aristóteles, mi maestro, que a Filipo, mi padre: éste último me dio un reino y aquél me enseñó a gobernarlo”. La educación integral inicia al mamarse en el hogar, pero obligada y necesariamente, continúa en la escuela con los maestros como Tomás.

La partida de Tomás es ocasión más que propicia para compartir algunas reflexiones en torno de la trascendencia de la educación integral u holística que, de manera indispensable, debe incluir la educación acuasomática, como lo hace Acuarela.

El modelo de educación acuasomática proporciona herramientas para formarse como personas íntegras no solo en el aspecto físico-deportivo, sino en el cognitivo, psicológico, social y afectivo. Tarea titánica frente a la pérdida de calidad humana en los oaxaqueños.

En Oaxaca, ciertamente, el triunfo se persigue de oficio. Se perdona todo, así sea lo peor, con una doble moral hipócrita que ve la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio. Condenable misoginia que acusa a todas las mujeres menos a las suyas.

Terrible descomposición ética, moral y social en la que el egoísmo natural y el celo profesional se ha trocado en absoluta mezquindad. No hay peor enemigo de los oaxaqueños que el propio oaxaqueño. Todos son corruptos menos quienes lanzan la piedra y esconden la mano.

A diferencia de don Quijote de la Mancha, el Caballero de la Triste Figura, con quien compartía su esbeltez, Tomás o Tommy era, en cambio, el Caballero de la Alegre Figura, siempre con una sonrisa a flor de labios, siempre con una broma a la mano.

Por demás interesante es escudriñar por qué siempre actuaba así con todos, franco y abierto, sin hacer diferencia alguna, aunque muchas veces no conociera a su interlocutor. Tomás era una persona única porque era feliz y lo era porque siempre fue libre de pensamiento y acción.

Generoso y solidario como pocos seres humanos nos enseñó al lado de su amada Beatriz que debemos luchar por la comunidad, es decir, por lo que no es común en unidad, o sea, trabajar por nuestra ciudad, porque es la casa común de todos.

Tomás era polifacético, audaz y temerario hasta la irreverencia. Nunca conoció límites ni barrera alguna. Al igual que don Quijote volaba en las alas de la imaginación, a través de los libros. Era un devorador de páginas. Precisamente por eso, apostó siempre a la educación, a través de la alfabetización.

Obliga a reconocer la valía de distinguidos oaxaqueños al presidir el homenaje a Tomás al lado de doña María Cristina Álvarez Valdéz, el maestro Rodolfo Robles Ríos, presidente de la Asociación de Natación del Estado de Oaxaca (ANEO) y los exitosos nadadores Paola España López y Alejandro Cruz Castellanos.

Gracias al extraordinario entrenador Israel Antonio Infante varias familias del Equipo Orcas, surgido en el Club Brenamiel y fortalecido en el Centro Integral de Natación de Oaxaca (CINO)  y la Escuela de Natación Robles Ríos, nos incorporamos a Acuarela.

De esta manera, tuvimos oportunidad de conocer y aprender grandes lecciones de vida de Tomás, padres e hijos de las familias Rodal Rosas, Bolaños González, Álvarez Rueda, Vargas Chandomic y Martínez de Aguilar Velásquez, entre muchas otras, que hoy desde el fondo de nuestro corazón decimos ¡Gracias, Tomás por todo lo que nos diste! ¡Hasta luego! ¡A Dios te encomiendo!

Reaparece con su tercer

libro El Gallo Mayoral

Jaime Eliel “El Gallo” Mayoral Gómez, ave de tempestades en la gloriosa Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), reaparece en la escena pública con la publicación de su tercer libro “Neoliberalismo y Movimiento Obrero en México, Paraísos Transnacionales”.

Abogado laborista y compañero de armas de la vieja guardia en las luchas periodísticas por el respeto a los derechos laborales de los periodistas y comunicadores, el libro en mención fue su trabajo de Tésis para obtener el Master en Sociología Jurídica en el International Institute for the Sociology of Law, en la Antigua Universidad de Oñati, Guipúzcoa, España.

Se publica a más de 20 años de su elaboración, lapso en el cual se desarrolló el Tratado de Libre Comercio, con los resultados de empobrecimiento de más de la mitad de los mexicanos, con una educación decadente, y una creciente emigración frente a una política norteamericana que fustiga y ataca duramente a los migrantes y al Tratado Comercial impulsado por ellos mismos.

El trabajo intenta retratar de la manera más objetiva posible nuestra realidad sindical, entre el tradicional movimiento obrero domesticado vía organización corporativa fascistoide, y una reminiscencia de lo que pretendió hacer el llamado sindicalismo insurgente, nacido en la década de los setenta, en una época en que el PRI alimentado por el salinismo, revitalizó el capitalismo, con el llamado neoliberalismo.

Para conseguirlo promovió una serie de reformas constitucionales, haciendo lo que se ha dado por llamar reformas estructurales que, desde luego trastocaron la vida nacional, al cambiar el régimen de propiedad  de muchas empresas descentralizadas, modificando la posesión y propiedad privada, y el reconocimiento de personalidad a las iglesias, entre otras modificaciones, todo ello preparando el terreno para la firma del Tratado de Libre Comercio, con los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá, sujeto hoy a controvertida renegociación, lo que da plena vigencia al libro de Mayoral Gómez al dar luces sobre el tema.