ONG,s rechazan Zonas Económicas y alertan daños irreversibles en Oaxaca  

Karina Hernández/RIOaxaca

Oaxaca de Juárez. Integrantes del foro: “zonas económicas especiales y las implicaciones en la vida comunitaria y al medio ambiente” que aglutina a diversas organizaciones sociales, comunidades y activistas sociales se pronunciaron contra la creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que promueve el gobierno del Estado en la región del Istmo de Tehuantepec y alertaron sobre posibles daños irreversibles que se registrarían en la entidad.

Los proyectos promovidos por entidades gubernamentales basados en modelo de los Clústers, son un riesgo, aseguraron los activistas. “Con las palabras como progreso, desarrollo y empleo” se pretende repetir el “ciclo de destrucción, robo y explotación que ha caracterizado a estos proyectos” detallaron los integrantes del foro mediante un pronunciamiento.

Los activistas argumentaron que el Estado Mexicano promueve las zonas económicas sin revisar la historia,  riqueza natural y humana que conforman al estado oaxaqueño. Alertaron que pese a que la mayoría de los proyectos pretenden instalarse en la zona del Istmo, estas tendrían sus consecuencias globales y enunciaron los proyectos con sus consecuencias.

Por ejemplo, señalaron que “la construcción de la presa Benito Juárez en Jalapa del Marqués y la creación del distrito de riego 19, trajo el debilitamiento del río Tehuantepec  y la destrucción irreparable de la cubierta vegetal en la zona.

También ejemplificaron los daños que ha causado  la Refinería Antonio Dovalí Jaime, instalada en  Salina Cruz,  la cual, según los activistas,  encareció la vida en la zona, destruyó la pesca ribereña y de altura en el Golfo de Tehuantepec, así como también convirtió en un foco de contaminación y riesgo regional toda la zona.

Acusaron del mismo modo, el “falso modelo” de industria verde de los parques eólicos,  “no sólo porque ha despojado de tierras y cuerpos de agua a los campesinos istmeños;  sino que además ha corrompido y destruido el tejido social, propició la violación a los derechos humanos, sociales y ambientales y “doblegó a las autoridades judiciales coludidas, con autoridades de todos los niveles.”

Los integrantes del foro también señalaron que la región del Istmo,  donde se pretenden desarrollar las ZEE tiene enormes ventajas geográficas por su riqueza natural y humana por lo que despierta intereses económicos y políticos en el país y en el mundo.

Sin embargo, en los últimos cien años-los proyectos- han sido los más invasivos y agresivos contra el medio ambiente y sus habitantes.

“Con la falacia de la modernidad, las comunidades han perdido su tierra y el control sobre su entorno; se han destruido acuerdos y dinámicas comunitarias que los pueblos han construido por siglos.”, expusieron los integrantes del foro en la misiva.

Asimismo, convocaron a los pueblos originarios, organizaciones sociales y la ciudadanía a defender los modos de vida, el entorno natural y a exigir la vigencia de los derechos además de rechazar la implementación de las Zonas Económicas.