Sin asombro…puede haber más muertos.

Rafael García Zavaleta.

Nuestra capacidad de asombro ha sido rebasada por la realidad. Esto me recuerda la época de estudiante de la licenciatura en Derecho, precisamente en la materia de derecho penal, cuando nos decía el catedrático, la realidad supera a la imaginación. Cuando desaparecieron a los cuarenta y tres estudiantes normalistas de Michoacán, en el estado de Guerrero, a muchos nos pareció inaudito, pero cuando nos enteramos de los cientos de muertos en las fosas clandestinas algunas producidas por delincuentes, pero otras propiciadas por las mismas autoridades encargadas de la investigación de delitos y procuración de justicia, nuestra sorpresa fue disminuyendo y nuestra indignación aumentó. Así es como nos llegan las recientes noticias de muertes de periodistas, las protestas de periodistas y la reacción del gobierno federal por no ser sumisos y haber protestado en plena diarrea de palabras de Enrique Peña Nieto.

Los enfrentamientos entre el ejército y los huachicoleros de Puebla, pero la escena transmitida ayer mismo de la fila de más de ciento cuarenta camiones esperando cargar combustible robado de los ductos de Pemex, allí mismo, en la zona donde hace días “los que no estudiaron para eso”, para enfrentarse a delincuentes, perdieron el enfrentamiento de “guerrilla”, pero ayer, ninguna autoridad de ninguno de los órdenes de gobierno intervino, es el colmo, es la premisa para adminicularla a los robos del erario público por el crimen organizado denominado CONAGO, que nos lleva a concluir que estamos viviendo en un estado fallido, donde se ha perdido el estado constitucional de derecho.

Que nos exige una reflexión como ciudadanos, que el PRI ya no debe gobernar, está putrefacto, lo mismo que el PAN que solo lo imitó en doce años y en algunos rubros sobre robos y peculados, lo supero y del PRD, o lo que queda del PRD, son los que están esperando otro Pacto por México para hacerse de otros miles de millones. Así como se han asesinado a personas de distintas actividades, tanto delincuentes, presuntos delincuentes, terceros por daño colateral, inocentes y no tan inocentes, periodistas, médicos, abogados, campesinos, dirigentes sindicales, integrantes de comisariados, representantes populares, diputados, regidores, expresidentes, presidentes municipales, policías soldados, entre otros, así se han quedado en la impunidad la mayoría de esas muertes dolosas, y de los desparecidos ni qué decir. Ah, aunque sé que me faltan muchos, entre otros, sacerdotes, como el que fue atacado este fin de semana en la catedral metropolitana de la ciudad de México CDMX, que me recuerda otra muerte violenta, la del Cardenal Posadas en el aeropuerto de Jalisco, que al igual que el asesinato de Luis Donaldo Colosio, quedaron en la impunidad, gracias a los ineptos y corruptos policías y ministerios públicos de la época.

Recordar y escribir esos datos puede resultar temerario y dar miedo, pero no se puede callar a la sociedad, a la prensa escrita y electrónica, a los locutores o conductores de noticias de televisión, se tiene que decir y se tiene que decir fuerte para que esta sociedad reaccione y ponga un hasta aquí, a quienes siendo autoridades, sobre todo procuradoras o administradores de justicia, incluyendo policías de cualquier órgano de gobierno, ahora viven como reyes, con riquezas inexplicables legalmente, producto de los dólares recibidos para alimentar el narcotráfico y al crimen organizado. Esto se debería de acabar, si no fuéramos tan cobardes, que no estúpidos, porque sé que bien nos damos cuenta de lo que sucede en nuestro derredor, pero somos cobardes y nada decimos de lo que es a la vista burdo, como el poner halcones a la entrada de Salina Cruz, disfrazado de módulo de seguridad, cuando lo medianamente sensato era rehabilitar los módulos de seguridad abandonados desde hace tiempo, ya solo falta que pongan otro puesto de vigilancia allá arriba, en el cerro de “piedra cuache” para que desde ahí se pueda halconear todo.

Este tema lo abordaré en otra entrega. Resulta espeluznante para Salina Cruz su inmediato futuro. Personalmente me fue mostrada una pistola escuadra, no lo tomé en cuenta porque estoy acostumbrado a los desplantes de los prepotentes, pero me preocupé de las consecuencias de ese mensaje, cuando la amenaza de muerte fue para su propio hijo, según el dicho de su propia madre, pero todavía más, me tiene con pendiente a raíz del asesinato del compañero periodista Javier Valdés, del periódico Riodoce y corresponsal de la Jornada en Sinaloa, y curiosamente también el que ha sido corresponsal de la Jornada en Oaxaca, el compañero Hiram Moreno, a quien amenazaron recientemente de muerte, el mismo personaje que amenazó a su propio hijo y a mí me mostró sin causa o razón alguna, una pistola escuadra.

Es la razón por la que puedo afirmar que el destino de Salina Cruz, será espeluznante. ¿Ustedes se imaginan al frente de mi tierra en un futuro inmediato, a un médico de apellido Vizcaya, u otro financiado con dinero del narco que coquetea con Morena? Definitivamente, en ningún órgano de gobierno, federal, estatal o municipal, no hay voluntad de cambiar el actual estado de cosas, por mucho tiempo, sin duda alguna, la inseguridad, la crisis económica, la falta de empleo, la falta de una educación de calidad, desde la básica hasta la profesional, la violencia del crimen organizado profano y la del crimen organizado oficial, será el despertar cotidiano y convivir de esa manera hasta que la sociedad estalle y se procure un poquito de respeto a su dignidad. Será entonces cuando tiemblen los que ahora con la mano en la cintura y acostumbrados a la impunidad, decidan quizás mañana matar, a ti, a mí o a cualquier otro, simplemente porque sí, porque en este país, no pasa nada.