CNDH emite recomendación a gobierno de Oaxaca por violencia obstétrica

Proceso.

Ciudad de México. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 61/2016 al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, por dos casos de violencia obstétrica y violación al derecho a la protección a la salud contra dos mujeres en el Hospital General de Juchitán de Zaragoza “Macedonio Benítez Fuentes” de la Secretaría de Salud estatal, ocurridos en 2014.

El primer caso se trata de una mujer de origen zapoteca de 19 años de edad a quien los médicos de esa dependencia le practicaron una salpingoclasia sin su consentimiento.

Según el organismo, el 20 de junio de 2014 inició el expediente CNDH/4/2014/4297/Q y atrajo el caso luego de la publicación de dos notas periodísticas que informaban que luego del nacimiento de su hijo, a la mujer la operaron para evitar que tenga más hijos sin que le explicaran los alcances y consecuencias de dicho procedimiento y, peor, aún, sin su consentimiento.

La CNDH constató que las autoridades responsables del Hospital General no respetaron el consentimiento previo, libre e informado en servicios de anticoncepción, lo que configuró violencia obstétrica, además de que condicionaron el otorgamiento del servicio de salud a la firma de un convenio que los excluye de responsabilidad y obstaculizar el acceso de justicia de la víctima.

El segundo caso es el de una embarazada de 23 años de edad, cuyo hijo perdió la vida cuando tenía 36 semanas de gestación, debido a una deficiente atención médica.

Así fue reportado en una nota periodística el 25 de julio de 2014, por lo que la CNDH inició el expediente CNDH/4/2014/4880/Q. En él detalló que la víctima cursaba 36.1 semanas de embarazo y al acudir a consultas de control prenatal el 8 y 9 de julio de ese año, los médicos del mencionado hospital le hicieron un ultrasonido que determinó que tenía exceso de líquido amniótico. No obstante, las dos veces fue dada de alta.

Dos semanas después, el 22 de julio, la agraviada volvió al hospital y un médico le recomendó ir con un especialista materno-fetal particular. Al día siguiente, en una clínica privada, se enteró de que su hijo “ya estaba muerto” desde hacía 24 horas, a casusa de “tener tanto líquido” y le recomendaron internarse en el Hospital General.

Peor aún, cuando el matrimonio llegó al hospital, según su versión, los médicos de diversos turnos “no eran coincidentes en precisar, si la expulsión del producto sería por parto natural o cesárea”. El esposo aseguró que los galenos le dieron a la paciente una pastilla para abortar, pero al no conseguirlo, fue operada tres días después, el 25 de julio, en medio de tratos groseros y regaños.

En este caso, la CNDH confirmó que los médicos omitieron solicitar interconsulta al servicio de Ginecología y Obstetricia para brindar un diagnóstico y manejo adecuado de la paciente, además de ignorar la vigilancia adecuada del producto de la gestación, mediante los estudios correspondientes.

Recomendaciones

Para ambos casos, la CNDH recomendó al gobierno de Alejandro Murat reparar el daño a las víctimas y sus esposos conforme a la Ley General de Víctimas del Estado de Oaxaca, que incluya compensación y rehabilitación. Además, pidió dar a las dos mujeres atención médica y psicológica por personal profesional especializado de forma continua hasta que alcancen su sanación física, psíquica y emocional.

Otra de las recomendaciones fue impartir dos cursos de capacitación a todo el personal del Hospital General en materia de derechos humanos, sexuales y reproductivos de las mujeres, especialmente en libertad y autonomía reproductiva, en relación con el consentimiento informado en servicios de anticoncepción y sobre violencia obstétrica, con perspectiva de género y trato humanizado.

Incluso, pidió que se implemente en dicho hospital una campaña de difusión de los derechos de las mujeres usuarias de los servicios de salud reproductiva.

También solicitó presentar al Congreso del Estado una iniciativa de reforma al Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca, para incluir la esterilización forzada como un tipo penal; así como contar con la infraestructura y equipamiento adecuado y suficiente en el área de Ginecología del Hospital General; y colaborar con la CNDH en el trámite de la queja administrativa para que se inicie procedimiento disciplinario ante la instancia correspondiente contra los responsables.

Por último, sugirió inscribir a las mujeres y sus esposos en el Registro Estatal de Víctimas de Oaxaca para que tengan acceso, en lo conducente, al Fondo de Apoyo y Auxilio de las Víctimas de esa entidad federativa; además de que colabore en la denuncia que la CNDH formule ante la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, por las acciones y omisiones cometidas contra la mujer que perdió el producto de la gestación.