La “cruda” navidad para los niños de la calle

Maribel Martínez/RIOaxaca

“Es la Navidad de los niños pobres. Agujeros en las mangas, mugre entre los dedos, hambre de animal herido, Festejan el nacimiento. (Fernando Giucich).

Oaxaca de Juárez. Regalos, cena con la familia, vacaciones, son muchas de las actividades que viven cientos de pequeños con sus familiares en estas fiestas decembrinas.
Sin embargo otra es la cruda realidad para los niños de la calle, no existe cena, no hay ponche, ni regalos. La soledad será su única compañía, el frío su ambiente de familiaridad.
La reunión de estos jóvenes marginados cerca de una alcantarilla para celebrar la navidad.
La pobreza y la violencia en el hogar les llevó a las calles. A tomar los puentes como sus casas y formar parte de las correderas de la ciudad.
Esta época que invita a estar en familia, está muy lejos de su alcance y de lo que están viviendo, ellos tendrán que lidiar con una gran tristeza.
La noche del 31 no habrá pavo, ni mucho menos romeritos. No habrá abrazos y buenos deseos. Tal vez ni si quiera irán a un albergue para que les den una ración de comida caliente.
Trabajo infantil en navidad
Mientras muchos pequeñines disfrutarán una época decembrina llena de alegría, regalos, posadas, comida y dulces, hay un grupo de niños que tendrán que trabajar para poder llevarse un bocado.

Los pequeños  no tienen familia y son explotados laboralmente o  trabajan en las calles para apoyar a su familia, esta es la verdad de su navidad.
Muchos de ellos se sentarán en sus pupitres de trabajo, otros tendrán que salir a las calles y aprovechar esta época comercial. Ya que son consientes de su responsabilidad que es una fecha de gran consumismo.

Violencia, crimen y prostitución
La niñez en situación de calle se ha convertido en un problema social que, obligados a valerse por ellos mismos. La pobreza, el hambre los hace una víctima fácil de abusos, violencia, crimen y prostitución.
Los niños de la calle como son llamado, corren mayor peligro a caer en este tipo de actividades, como su única supervivencia. La prostitución, el consumo de drogas y varias formas de conducta criminal.
No solo están expuestos a estos riesgos, desafortunadamente son víctimas de esquemas llenos de perjuicios, criminalización, son considerados personas no gratas debido a su condición de vida.
Su vida en la calle los define como delincuentes o como sujetos de caridad.

Pobreza y Violencia
Los niños son forzados a vivir en la calle por diferentes razones. La pobreza, la violencia doméstica, el fallecimiento de uno o ambos padres, la migración económica a ciudades, pueden ser todas razones por las que los niños terminan viviendo en las calles.
Los niños de la calle podrían sobrevivir hurgando en busca de comida, a veces mendigando y robando, incluso tendrán que caer en otras acciones como la prostitución y actos criminales.
Niños de la calle es un término cada vez más reconocido por sociólogos y antropólogos para categorizar a un grupo social que realmente no está definido, ni forma una población o fenómeno homogéneos. Por tanto, con niños de la calle nos referimos a niños de una enorme variedad de circunstancias y características que resultan difícilmente catalogables para los servicios sociales o asesores políticos.
La sociedad tiene la responsabilidad de ayudarlos a reintegrarse en la comunidad. Las autoridades deberían crear políticas públicas para no dejar solos a estos pequeños.