A tres años, Santa María Yaviche consolida su telefonía celular comunitaria

Rodrigo Islas Brito/RIOaxaca.

Oaxaca de Juárez. A tres años de haber implementado fuera de los grandes intereses comerciales,  una red de telefonía celular en su comunidad, el pueblo de Santa María Yaviche ha consolidado su aporte comunicativo en nombre de esas apartadas comunidades que siempre quedan fuera de los cálculos de las grandes empresas.

A cinco horas de la ciudad de Oaxaca, a una altitud de 1 358 metros sobre el nivel del mar, con un entorno montañoso y accidentado que dificulta su comunicación esta comunidad indígena hoy opera su propia red de telefonía celular, donde por dos dólares al mes, los usuarios hacen llamadas locales ilimitadas.

En una capsula informativa autoría de la página de internet AJ+Español, Oswaldo Martínez gestor de la red, comenta:

“Pueblos como estos no existen dentro del estado de manera jurídica, o sea no existimos para el estado y cuando acudíamos a las oficinas de las grandes empresas de telecomunicaciones, pues nos decían que no había condiciones para estas comunidades. Que eran pueblos muy pequeños, que eran pueblos que no les iban a redituar”.

Antes de Santa María Yaviche, Oaxaca esta práctica de telefonía celular ya había sido implementada en la cercana comunidad de Villa Talea de Castro, transformándose en una importante opción para la comunicación de localidades aisladas.

“Las grandes empresa de telecomunicaciones en México no ven el potencial de negocios en pueblos pequeños” reitera la capsula  de AJ+Español. A lo que Peter Bloom quien trabaja para Rhizomática la empresa que instaló la red en Yaviche considera:

“En general las compañías estas buscando un lucro, se dedican a las telecomunicaciones porque es un negocio, no porque es un derecho humano lo cual si  es. No se dedican a apoyar a la gente, a realizar o a ejercer sus derechos, más bien lo suyo es hacer dinero”

AJ+Español  informa que en el 2013,  17 pueblos no tenían conectividad móvil, y que hoy estos se han unido a la red de Rhizomática, mediante un modelo que es conocido como telefonía celular comunitaria y cuenta con más de tres mil usuarios en México

Norma Martínez, estudiante  y habitante de Yaviche comenta  que hoy “es más fácil comunicarse con los familiares y con los amigos2.

“Hay veces que necesitamos algo y pues es más rápido, en vez de ir a sus casas que a veces están un poco retiradas”.

Por su parte Simón Martínez, agricultor y productor considera que la vida ha cambiado en Yaviche desde la llegada de la red celular comunitaria.

 “A veces tenemos que movernos a otro lado, ahora que hay celular es distinto”.

 Santa María Yaviche es hoy uno de los más claros de que la independencia de las pequeñas comunidades en cuanto a la resolución de problemas que solo a las mismas comunidades atañe, no solo es un asunto real, sino abiertamente necesario.