Regresa a su periodo final la caótica 62 Legislatura, en medio de un caos social  

Rodrigo Islas Brito.

 Este viernes primero de julio se abre  el último periodo de sesiones de  la sesenta y dos legislatura estatal.  Ya que por acuerdo de la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política, este viernes también se verán clausurados los trabajos de la Diputación Permanente.

Según el Oficial Mayor del Congreso, Igmar Medina Matus, será después de esta clausura cuando el Pleno legislativo local procederá a la apertura del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio Legal.

Además de que información de comunicación social del mismo Congreso del Estado, señala que el presidente de la Mesa Directiva, el priista Adolfo Toledo Infanzón, y la presidenta de la JCP, la panista Antonia Natividad Díaz Jiménez, dieron a conocer que durante el periodo que está por iniciar trabajarán para concretar leyes en beneficio de los diversos sectores de la sociedad oaxaqueña.

La 62 legislatura entra a su cuenta regresiva, con sus funciones a concluir este 30 de septiembre, con la fama de haber sido una de las más improductivas de la historia del estado.

Con una  guerra de gases entre las dos facciones legislativas, suscitada el año pasado, resultado de una pelea por aprobar  una reforma político electoral que la misma Suprema Corte de Justicia terminó echando para abajo declarándola inconstitucional unas semanas después.

A eso se le suman los señalamientos entre los mismos diputados de desvíos millonarios de dinero que llevaron a la Legislatura a una virtual quiebra financiera, con la aprobación de una Reforma Educativa que las y los diputados aprobaron en una sesión no programada, subrepticia, y de la que tuvieron que salir corriendo los legisladores antes de que un contingente de la Sección 22 llegara por ellos a San Raymundo Jalpan.

Con iniciativas de ley apiladas en las comisiones legislativas, entre las que destaca la Ley Indígena,  que no ha sido  sometida a discusión por los preceptos que dicta a favor de los derechos de propiedad comunal.

A esto se inscriben divisiones ya muy claras hacia el interior de las propias bancadas legislativas, como la del PRD, donde el partido nombró como nueva coordinadora de bancada a la legisladora Juanita Cruz Cruz, en sustitución de Jesús López Rodríguez, quien fue expulsado del partido acusado de apoyar a otras fuerzas políticas en la pasada carrera por la gubernatura del estado.

Versiones periodísticas que señalan que López Rodríguez impugnó la decisión de su antiguo partido ante una instancia electoral, logrando que su puesto de coordinador de bancada le fuera restituido. Cuestión que de ser cierta, causará de entrada un seguro encontronazo entre perredistas que en los tres años de legislatura llegaron a sumar hasta cuatro diferentes coordinadores de bancada. (Estas son opiniones)

Por otro lado están los panistas, con los todavía diputados Gerardo García Henestroza y Leslie Jiménez Valencia pidiendo la destitución de su presidente estatal de partido Juan Mendoza Reyes, futuro diputado panista plurinominal de la siguiente 63 Legislatura.

Cabe agregar también que este último regreso a sus tareas de la 62 legislatura, se da en medio de bloqueos carreteros y movilizaciones magisteriales y de organizaciones sociales, que ya reportó un saldo de nueve muertos en un enfrentamiento con las policía federal, suscitado el pasado 19 de junio, razón por la que nadie puede asegurar que maestros y partidarios no se presentaran en San Raymundo Jalpan este viernes para corretear diputados, en su cruzada por la abrogación de una Reforma Educativa Federal, que está 62 legislatura armonizó a la ley oaxaqueña hace unos meses, en un ejercicio de pisa y corre.